iglesiaPapa Francisco

Sal y luz. Jesús, en el Evangelio de hoy habla con palabras fáciles, con comparaciones sencillas, para que todos puedan entender el mensaje. De ahí la definición del cristiano que debe ser sal y luz. Ninguna de las dos cosas es para sí misma: la luz es para iluminar a otro; la sal es para dar sabor o conservar a otro. ¿Pero cómo puede hacer el cristiano para que la sal y la luz no vengan a menos, para que no se acabe el aceite para encender las lámparas?

¿Cuál es la batería del cristiano para dar luz? Simplemente la oración.

Cardenal Mauro Piacenza

Por extraordinaria bendición celeste, la Domus Aurea ha podido mostrar sus frutos más bellos en los santos laicos, religiosos, místicos, pastores y misioneros de aquel tiempo: piénsese sólo, por ejemplo, en San Felipe Neri, en San Ignacio de Loyola, en San Carlos Borromeo, en San Francisco de Sales, en San Camilo de Lelis, en Santa Teresa de Jesús… ¡y el elenco podría convertirse en un diccionario! Al legalismo y al rigorismo jansenista, en los siglos XVII y XVIII la Iglesia respondió con la doctrina moral de la acción preventiva, simultánea y sucesiva de la Gracia, que tiene en San Alfonso María de Ligorio su campeón y en los santos pastores del siglo XIX -baste pensar en San Juan Bosco- los frutos más preciosos.

Cardenal José Saraiva Martins

En primer lugar, para las familias cristianas: para que sigan siendo, como hasta hace poco, semilleros de vocaciones a la vida sacerdotal y consagrada, iglesias domésticas donde se vivan los valores evangélicos y las virtudes cristianas. También para los jóvenes, los niños y los adolescentes como José Luis Sánchez del Río: para que se sientan, como él, llamados a las filas de Cristo Rey, seleccionados para vivir más cerca de Él, invitados a un amor más grande, motivados para dar sentido a su vida amando a Jesús como Él nos amó.

Cardenal Antonio Cañizares

La figura de San José, aun permaneciendo más bien oculta y en silencio, reviste una importancia fundamental en la historia de la salvación.

Cardenal Carlo Caffarra

El Papa Francisco ha dicho que los niños no pueden ser tratados como cobayas. Se hacen experimentos pseudo-pedagógico con los niños. Pero, ¿qué derecho tenemos de hacer esto? La cosa más tremenda, el logos más severo dicho por Jesús tenía que ver con la defensa de los niños.

Cardenal Walter Brandmüller

Veo en ciertos círculos de la Iglesia casi un “deseo perverso de autodestrucción”, por ejemplo, “socavando la procreación de la vida de diferentes maneras y poniendo en tela de juicio la identidad sexual natural del hombre y de la mujer”.

Obispo Demetrio Fernández

La evangelización se ha abierto paso así, a base de persecuciones, a base de fortaleza que viene de Dios ante las dificultades, a base de mártires que no matan a nadie, sino que padecen el martirio amando y bendiciendo, a base de perdón que devuelve bien por mal, que vence el mal a fuerza de bien. El Evangelio se ha abierto camino regando la cosecha con sangre abundante de mártires, semilla de nuevos cristianos. Y ha dado mucho fruto, ahí están los resultados.