Pablo

Descubrimiento de América

Sí estoy de acuerdo, sin embargo, en que el término “descubrimiento de América” tiene algo de injusto, pero no, como acostumbra a enunciarse, en detrimento de los indígenas americanos, sino bien al contrario, en perjuicio de los marinos y exploradores españoles, pues lo que éstos a lo largo de todo el siglo XVI y parte del XVII descubren no es América, no, sino, con la incorporación al del continente del descubrimiento del Océano Pacífico, nada menos que… ¡¡¡la completa mitad del planeta!!! ¡¡¡toda una semiesfera terrestre!!! En otras palabras, cuanto queda entre el meridiano 28 oeste y el meridiano 105 este, o, en otras palabras todavía, cuanto hay entre las islas Canarias y las islas Filipinas. Media tierra y no sólo un continente. (encuerpoyalma@moistar.es)

Para obispos masones  (22)

La Iglesia, Una, Santa, Católica y ApostólicaElegid un antipapa. Afirmad que él unirá a protestantes y a hebreos a la Iglesia. Si se diera derecho de voto a los obispos, podría ser elegido un antipapa. Entonces, serían electos muchos antipapas. Eventualmente, se instalará uno de compromiso Suprimid la confesión antes de la Comunión, a los escolares del segundo y tercer año. Así, creciendo, estarán acostumbrados a no practicarla. La confesión desaparecerá. Introducid la confesión comunitaria silenciosa con la absolución en grupo. Explicad que esto se hace por la falta de sacerdotes. (EMPENTA)

Palabra de Cristo y autoridad del Papa

Por consiguiente los herejes pueden volver cuando se conviertan y rezamos por todos y cada uno de ellos para que vuelvan, pero en ningún caso tiene sentido que esperen que la Iglesia niegue las palabras de Cristo y niegue así la autoridad del Papa. (Carlos González Flórez – EL PAN DE LOS POBRES)

  Pudor y castidad  (51)

La castidad cristiana es una virtud sobrenatural que evangeliza en la caridad la tendencia sexual, tanto en lo afectivo como en lo físico. Ella suscita el pudor, “la prudencia de la castidad”, como decía Pío XII: “El pudor advierte el peligro inminente, impide el exponerse a él e impone la fuga de aquellas ocasiones a las que se hallan expuestos los menos prudentes” y los menos castos (enc. Sacra virginitas 1954, 28). (José María Iraburu)

El marxismo espectacular fracaso

Pero de todas maneras veo que, a medida que el marxismo clásico (como consecuencia de su espectacular fracaso económico) tuvo que cambiar de forma, y hoy en día lo que prevalece es el marxismo cultural, también la teología de la liberación fue mudando poco a poco de acento, desde la “lucha armada” de la “clase obrera” hacia el ambientalismo, el indigenismo, el feminismo, “la lucha contra la discriminación por causa de orientaciones sexuales”. (María Virginia Olivera de Gristelli – CÁRITAS in VERITATE – INFOCATÓLICA)

Dar a Dios lo que es de Dios

¿Cuándo es que un discípulo de Cristo debe decir “no” al poder estatal y resistirle? ¿Cuándo la libertad debe prevalecer sobre la obediencia? También el Nuevo Testamento responde: cuando está en juego la propia fe, es decir, cuando el Estado se desvía de los planos de Dios y se erige de nuevo como absoluto, como era antes de Cristo, y no permite más “dar a Dios lo que es de Dios”. No debemos dar nuestro voto a políticos vividores, insolventes, corrompidos y corruptores, golfos con dinero de nuestros impuestos, gobernantes prepotentes, totalitarios antidemócratas, que absolutizan al Estado. No demos nuestro voto a gobernantes que emiten o proponen leyes en contra del bien común, que atacan el matrimonio, a la familia, a la vida, a la libertad de enseñanza, a la propiedad privada, al hombre y a Dios.  (P. Antonio Rivero L.C. – L´Osservatore Romano)

Lutero no se trató de una reforma, sino una revolución

“Hoy existe una gran confusión al hablar de Lutero y es necesario decir claramente que, desde el punto de vista de la dogmática y de la doctrina de la Iglesia, no se trató de una reforma, sino una revolución, es decir, un cambio total de los fundamentos de la fe católica. No es realista argumentar que su intención era luchar contra algunos abusos en relación con las indulgencias o los pecados de la Iglesia del Renacimiento. Los abusos y las malas acciones siempre han existido en la Iglesia, no solo en el Renacimiento, y hoy siguen existiendo. La Iglesia es santa por la gracia de Dios y los sacramentos, pero todos los hombres de la Iglesia somos pecadores y todos necesitamos el perdón, el arrepentimiento y la penitencia. (Bruno)

Mentir a las almas

No tiene ningún sentido que, Dios Padre y Creador nuestro, se hubiese tomado todo este trabajo para que, a partir del año 2017 con la publicación de Amoris laetitia, como de la nada, cediera en su inmemorial esfuerzo por salvar al hombre y que, como quien se entrega a la derrota, proponerle un giro de 180° en el plan de salvación para facilitarle el que ya no fuera necesario entregarse como ofrenda para el sacrificio y, ni mucho menos serlo, pura e inmaculada. Que, a partir de la nefasta interpretación que se está dando a dicho documento, se mienta a las almas, haciéndolas creer que podrán salvarse sin entregarse en el Hijo como ofrenda intachable, es la mayor perversión que hayamos sido capaces de elaborar por nosotros mismos desde la creación del mundo. La mayor y más perversa mentira jamás elaborada por la mente humana es lo que, a partir del 2017, nos constituye a muchos de los católicos en la vívida imagen de quien vive sin Dios. (Maricruz Tasies)