Padre Martínez Cano, m.C.R.

San Juan Clímaco - Abad y Escritor famoso*Al enfermo que curó en la piscina de Betesda; Jesús le dijo: “Mira has quedado sano; no peques más, no sea que te ocurra algo peor”.

*Jesús sufrió lo insufrible. Por nosotros pecadores. Suframos por el Cuerpo Místico de Cristo, por la salvación de las almas. En el Cielo no podremos sufrir por Cristo. ¡Eternamente felices!

*El Concilio de Efeso declara dogma de fe la maternidad divina de María. El Beato Pablo VI al final del Concilio Vaticano II confiesa la maternidad de María sobre la Iglesia. La Virgen María, Ella nos salvará de todos los peligros en estos tiempos tenebrosos. Es nuestra Madre.