Padre Martínez m.C.R.

San Roberto de Chaise-Dieu - Abad*Si el hombre no llega a ser contemplativo, nunca se olvida de sí mismo. El contemplativo no se preocupa de cualquier cosa.

*Debemos vivir siempre de la Misericordia de Dios. Si hay orgullo no está Dios. Lo único que vale es lo que se hace por amor de Dios.

*La vocación del hombre es la santidad que se alcanza por la oración diaria y la visita al Señor. Si viene una tribulación, más oración.

*Para ser santo hay que ser hombre. Nada grande se hace deprisa. No seamos de aquellos que son capaces de morir por Dios y pecan como bellacos.