Montserrat

Poseer la verdad

San Fortunato de NápolesProclamar con entusiasmo la verdad que uno profesa significa simplemente mostrar su existencia, como se muestra un “valor que toda persona sensible al mismo puede asumir libremente. El hombre decidido en la defensa razonada y serena de sus convicciones no es en principio un “dogmático” y un “fanático”, como a menudo se dice. Es una persona que vibra con algo que juzga valioso. (Alfonso López Quintás – Manipulación del hombre en la defensa del divorcio)

Esclavitud divina

Mi tesis es que María, una vez que sabe que es Dios quien se hará carne en sus entrañas, ya no tiene la posibilidad de elegir. Dada su virtud, tenía un amor incontrarrestable por el Bien y la Verdad, y por ello, toda su voluntad en un solo acto amoroso se funde con su objeto hecho Persona y dice: “He aquí la esclava del Señor. Hágase en mi según su palabra”. La declaración “he aquí la esclava del Señor” tiene mucho sentido en este contexto. Lo propio del esclavo es tener sometida su voluntad al superior. Si la esclavitud entre los hombres es contraria a la naturaleza, porque la voluntad queda suprimida simplemente por otra voluntad, la esclavitud respecto de Dios es la plenitud de la naturaleza, porque es el momento en que la voluntad se rinde al Bien y con ello se hace posible el íntimo acto contemplativo-unitivo en el que la Verdad llena el ser del espíritu. La Santísima Virgen cuando se declaró esclava del Señor realizó el acto más libre en la historia de la humanidad. Pero ese acto libre no fue una elección. (José Luis Widow – Verbo)

Propalar falsedades

El bajo nivel de los analistas y de los políticos, que suman a su desconocimiento el ocultamiento sobre lo que se escucha en las calles del mundo occidental, les impide comprender y argumentar contra el populismo, porque entre otras razones, desde hace décadas, la propia política de los dos grandes partidos es puro populismo, si por populismo entendemos lo que el vocablo significa según al Real Academia Española de la Lengua: “tendencia política que pretende atraerse a las clases populares”. Es decir, ni más ni menos, que la tarea política dedicada a complacer a la mayoría para mantenerse en el poder. Lo cual es exactamente lo mismo que propalar falsedades, prometer vías fáciles para solucionar problemas complejos, satisfacer los bajos instintos de los ciudadanos y prometer una felicidad sin esfuerzo. Así, todas las ideologías de la Modernidad son, en cierto sentido, populistas, hablemos de nacionalismo, comunismo o liberalismo. (Blas Piñar Pinedo – Razón Española)

Castigo temporal y eterno

Oh Dios mío, aun en los castigos con que hieres la tierra veo el abismo de Tu misericordia, porque castigándonos aquí en la tierra, nos liberas del castigo eterno. Alégrense, todas las criaturas, porque están más cerca de Dios en su infinita misericordia que el niño recién nacido del corazón de su madre. Oh Dios, que eres la Piedad misma para los más grandes pecadores arrepentidos sinceramente; cuanto más grande es el pecador, tanto mayor es el derecho que tiene a la Divina Misericordia. (Santa María Faustina Kowalska – Diario – La Divina Misericordia en mi alma)

Felipe II

Por eso, aun aquel Monarca que soléis calificar con tanta injusticia -aunque los grandes historiadores belgas, como Gachard, hayan contribuido tanto a dignificar su figura cambiando tan por completo el juicio sobre los hechos, que hoy ya no puede afirmarse respecto de su reinado lo que antes pasaba por moneda corriente-, aquel Felipe II que habéis considerado falsamente corno el mayor representantes del absolutismo, era el mismo que, sin menoscabo de la unidad nacional ni de la política, en una Monarquía que había llegado a tener un imperio veintitrés veces más grande que el de Roma, iba a Portugal, y en las Cortes de Lisboa juraba guardar las libertades y franquicias del Reino Lusitano. (Juan Vázquez de Mella – El Verbo de la Tradición)

Fomentar el liberalismo

Es complicidad estar suscrito al periódico liberal o recomendarlo en el periódico sano por falsa razón de compañerismo, o lamentar por análoga razón de falsa cortesía, su cese o suspensión. Ser suscriptor de un periódico liberal es dar dinero para fomentar el Liberalismo; más aún, es ocasionar que otro incauto se decida a leerlo viendo que vos lo tomáis; es, además, propinar a la familia y a los amigos de la casa una lectura más o menos envenenada. ¡Cuántos periódicos malos debieran desistir de su ruin y maléfica propaganda, si no los apoyasen ciertos bonachones suscriptores! (Sardá y Salvany – El liberalismo es pecado)

Discusión de ideas

Al respecto, Locke sustenta que la misma capacidad cognoscitiva del entendimiento humano se encuentra anulada para conocer este tipo de verdades. Stuart Mill defiende que las ideas no pueden rebasar lo empírico, por lo que la perpetua discusión de ideas es el dínamo del desarrollo político y la libertad de expresión su canal. Popper sostiene que la sociedad abierta es incompatible con el estado de posesión pacífica de una verdad. (Julio Alvear Téllez – Verbo)