Padre Manuel Martínez Cano mCR.

Papa Pablo VILos medios de comunicación están publicando gravísimas acusaciones contra miembros de la Jerarquía Católica, cardenales, obispos, sacerdotes, religiosos. Estamos en los tiempos denunciados por el Beato Pablo VI: “Tiempos de autodemolición de la Iglesia”. Lenin dijo a los comunistas: ¡camaradas! a la Iglesia no la hemos podido destruir desde fuera, durante veinte siglos, penetremos en la Iglesia para destruirla.

Este es el problema fundamental de la Iglesia en nuestros tiempos. Los enemigos de Cristo se han infiltrado en la iglesia para destruirla desde dentro.

“Aquellos que sostienen estas doctrinas que se llaman católicos liberales son más peligrosos y fuertes que los enemigos declarados (…) engañan a las personas honradas que sin esto se opondrían firmemente al error manifiesto. Así es que dividen los ánimos, rompen la unidad y debilitan la fuerza”. (Pío IX).

“Los artífices del error, no hay que buscarlos hoy entre los enemigos declarados. Se ocultan en el seno mismo y en el corazón de la Iglesia y es un motivo de aprensión y de angustia muy vivas; enemigos tanto más terribles porque no lo son abiertamente” (San Pío X).

“¿No es, acaso, cierto que hasta hace pocos años los enemigos de la Iglesia estaban fuera de ella y que de unos años a esta parte sus peores enemigos surgen en el seno de la misma Iglesia?” (Cardenal Siri).

“Hoy después del Concilio, la Iglesia pasa por la prueba de los grandes sufrimientos (…) Sufre por la rebeldía inquieta, crítica y demoledora de tantos de sus hijos, los predilectos, maestros y seglares contra su íntima e indispensable comunión, contra su existencia institucional, contra su tradición y adhesión interior, contra su autoridad, insustituible principio de verdad, unidad y caridad; contra sus mismas exigencias de santidad y sacrificio; sufre por la deserción y el escándalo de ciertos eclesiásticos que crucifican hoy a la Iglesia” (Beato Pablo VI).

¡Combatamos los nobles combates de la fe!