Obra Cultural

A UN PEQUEÑO YUGOSLAVO LE HA «TOCADO» SER EL REPRESENTANTE DE ESTA CIFRA DE HABITANTES EN LA TIERRA

Niño Jesús Yo ReinaréSe estima que hacia la mitad del año 1987, la Tierra alcanzó los cinco mil millones de habitantes. El secretario general de la ONU, Javier Pérez de Cuéllar, se desplazó a Yugoslavia para hacer un recibimiento especial al convenido «niño cinco mil millones». El Papa también tuvo unas palabras de cariño para él. Recogemos una carta dirigida al recién nacido tan esperado y algunos datos estadísticos que reflejan la mejora de las condiciones de vida en la actualidad.

Querido «baby 5 M»: Tu no lo sabes, pero nos tienes muy, muy preocupados. No, no a tus padres. Ellos te han esperado con gran ilusión. A quienes quitas el sueño es a algunos «expertos». Son los que te han puesto ese nombre tan frío (tú no te preocupes, en case tienen pensado otro mucho más bonito). Es que son gente acostumbrada a ver a las personas como guarismos, y sólo tienen imaginación para predecir catástrofes. ¡Menuda la que has armado! Basta ver los titulares de algunos periódicos: «El Tercer Mundo al borde de la catástrofe», «la bomba demográfica está por explotar». Los que comen a dos carrillos dicen que eres una boca más en una mesa ya muy concurrida; gastan toneladas de papel para avisar que estropearás el medio ambiente; viajan en «jet» para proclamar que consumirás una energía escasa; y después sus espaciosas oficinas aseguran que a este paso no habré sitio para estar de pie. Vaya, que eres un incordio. Tú no tienes la culpa. Resulta que eres el que faltaba para completar los cinco mil millones de habitantes del planeta. Si vinieras tú solo no pasaría nada. Pero dicen que el número de hombres aumenta a un ritmo de 150 por minuto, doscientos veinte mil al día, ochenta millones al año.

Estos expertos son como niños. Les encanta jugar a meter miedo con la retórica de la cifra redonda. Saben que así ocupan titulares y que la gente no suele leer mucho más. También podrían decir que cada año mueren cincuenta y cinco millones de personas, ciento cincuenta mil al día, ciento cuatro por minuto. Y la gente creería que la Tierra estaba asolada por una epidemia devastadora. En realidad, las cosas no nos van tan mal. La esperanza de vida, que es el índice más revelador de cómo estamos, ha seguido creciendo en todas partes. Los niños que mueren a poco de nacer son cada vez menos, tanto en los países ricos como en los pobres. No te lo creerás, pero incluso estas buenas noticias parecen inquietar a algunos. Dicen que antes había un freno natural, mientras que ahora con estos avances la población crecerá aún más.

Retrato Robot

¿Sabes que eres muy famoso? El Fondo de las Naciones Unidas para Actividades de Población te ha dedicado un informe, en el que hacen incluso tu retrato robot. Bueno, no te pongas orgulloso, que también lo hacen con los delincuentes. Aseguran que tienes nueve probabilidades sobre diez de nacer en un país subdesarrollado. No te importe: es mucho más seguro. Si tus padres estuvieran en un país rico, no te quiero decir las pruebas de selectividad que habrías tenido que pasar par asomarte a la vida. Basta que sepas que haber aparecido en el útero sin haber sido invitado es muy peligroso. Es el único sitio donde la mortalidad infantil ha crecido una barbaridad. Hasta es posible que a estas alturas fueras un embrión congelado…

Te alegrará saber que, según el retrato robot, tienes ya dos o tres hermanos. No te va a faltar con quien jugar ni con quien pelearte; Pues -ya ves- a los expertos no le alegra. Hubiera preferido que fueras hijo único de por vida, situación aburridísima. Y es que tienen el miedo en el cuerpo. Es una razón más para alegrarte de haber nacido donde han calculado, porque si lo hubieses hecho en un país rico, probablemente tendrías que contentarte con un perro. En cambio, ahí tendrás hermanos y seguro que no falta tampoco el perro. Dicen que el nivel de vida de tu familia será más bien bajo. Mira, todo esto es muy relativo. No te voy a aburrir con datos económicos. Sólo te diré que, trabajando menos que nuestros padres y abuelos, disfrutamos de bastantes más cosas que ellos. Muchos bienes que antes eran un lujo, ahora están al alcance de todos. Y eso que somos bastantes más que las generaciones precedentes.

Dos brazos más

No sé si aún se estila traer un pan bajo el brazo. Pero tú mejor que no lo hayas traído, porque en Occidente ya no sabemos dónde meter el grano. También en el llamado Tercer Mundo resulta que los agricultores se dan más prisa en producir alimentos que en engendrar hijos. Si hubieran tenido razón los expertos de hace veinte años, resultaría que ahora media humanidad estaría muerta de hambre. Pero acabaron comiéndose sus predicciones. Tus padres te enviarán a la escuela, aunque también cuentan con que eches una mano en el trabajo. Y cuando ellos sean mayores tendrás que mantenerlos tú. Como sois varios hermanos, no os resultará difícil. Peor lo tienen los que nazcan en Occidente. Como nacen muy pocos niños y cada vez hay más viejos, ya me dirás tú quién va a pagar las pensiones de jubilación. En cuanto empiecen a trabajar las nuevas generaciones, les darán un bocado en el sueldo que van a poner el grito en el cielo. Ya veremos si lo aguantan. Estos expertos sólo se fijan en que cada niño es una boca más, que de entrada reduce la parte de otros. Pero olvidan que la gente viene al mundo también con dos brazos y un cerebro, con los que trabajar para aumentar la parte de todos. Si no fuera así, el nivel de vida habría empezado a descender desde que Adán y Eva se repartieron la manzana.

Entiéndeme, yo no te digo que esto sea el paraíso, ni te prometo un porvenir rosa. Problemas no faltan. Pero la historia enseña que el hombre ha sabido superarlos con su trabajo y su inventiva. Espero que a ti no te falte ninguna de las dos cosas. El deseo de vivir ya sé que lo tienes.

Lo dicho «baby». ¡Bienvenido a la Tierra! Un cordial saludo de este vecino.

TERRY KOLA

El Papa le felicitó desde los Alpes

El niño cinco mil millones nació mientras Juan Pablo II descansaba en Lorenzago di Cadore, entre los Alpes Tiroleses. «He pensado mucho en él -afirmó el Papa a la televisión italiana- lo bendigo y le deseo muchas felicidades». «El hombre –añadió- es una realidad que se expresa también con categorías cuantitativas. Los hombres son cien, mil, millones, miles de millones. Pero el hombre es siempre único e irrepetible. Jesús vino a anunciar el Evangelio al hombre, a todos los hombres y a cada uno, a la humanidad en su conjunto y a cada individuo concreto.»

ALGUNOS EJEMPLOS SIGNIFICATIVOS

Cabemos en las Baleares

Si todos los habitantes del planeta decidiésemos reunirnos en las islas Baleares, sentados en cómodos sillones de un metro de largo por un metro de ancho, podríamos repartirnos de la siguiente forma: Población de América del Norte y deI Sur (685 millones): Menorca (701,84 km2). Población de África, Asia, Oceanía y URSS (3.617 millones): Mallorca (3.640, 16 km2). Población de Europa (526 millones): Ibiza (56 km2).

Una gran manifestación

Imaginemos una gigantesca manifestación en la que participasen los 5.000 millones de personas que pueblan actualmente la tierra. Con una densidad igual a la que se utiliza en los medios de comunicación para calcular la asistencia a este tipo de actos -cuatro personas por metro cuadrado- cabríamos de sobra en un círculo de 20 kilómetros de radio.

Dos factores sociales que ya participan del futuro

El porcentaje de la población mundial que sufre malnutrición disminuye regularmente, si bien el total de personas que la sufren aumenta. No es un problema de escasez de alimentos. Nunca el mundo ha tenido tantas reservas de cereales: 453 millones de toneladas en 1987. Estas montañas de excedentes -cuyas dos terceras partes están en los países industrializados- bastarían para alimentar durante dos años a todos los hambrientos del planeta.

Los alimentos crecen más que la población

La producción alimentaria mundial crece más aprisa que la población. También en el Tercer Mundo, donde la producción alimentaria per cápita ha crecido una media del 100 por 100 entre 1950 y 1984. En el último decenio sólo ha descendido en África (11 por 100 menos), debido a los métodos tradicionales de cultivo, la falta de incentivos a los agricultores y la carencia de la infraestructura adecuada para llevar los productos a los mercados. La principal causa del hambre es la pobreza. El precio de los cereales en el mercado internacional ha disminuido en una quinta parte desde los años sesenta. Pero los países más pobres, o aquellos de sus habitantes que sufren hambre, no tienen suficiente dinero para comprarlos. Los esfuerzos para erradicar el hambre van en la línea de lograr la autosuficiencia alimentaria de los países que aún sufren esta situación.

Relación de dependencia económica

El mantenimiento de los niños y de las personas de edad recae sobre la población activa. Esto se expresa en la «tasa de dependencia»: el número de niños y de ancianos por cada cien adultos comprendidos entre los quince y los sesenta y cuatro años. Actualmente, en los países industrializados, la tasa es sólo de cincuenta, mientras que en los países en desarrollo, al haber muchos niños, suben a setenta. Sin embargo, las cifras evolucionan en sentidos opuestos. A causa del envejecimiento de la población en los países industrializados, se estima que la tasa de dependencia ascenderá a 59 dentro de unos años. En los países en desarrollo disminuirá regularmente hasta bajar a 51 en el mismo año. Las tasas de natalidad van disminuyendo en los países industrializados, mientras los niños en países en desarrollo van alcanzando la edad activa. Forman, pues, una fuerza de trabajo muy amplia, capaz de sostener tanto a sus hijos como a sus padres. Su problema es crear trabajo para una proporción cada vez más importante de jóvenes adultos que constituyen una gran esperanza.

«HE AQUÍ LA VIDA DE ORACIÓN, NO HAY QUE PONER LO QUE YA ESTÁ, SINO QUE HAY QUE QUITAR LO QUE SOBRA», dice el Hno. María Rafael Arnáiz. Y lo que sobra son nuestros pecados y defectos. Pero el que reza cada mañana y cada noche las TRES AVEMARÍAS llega a la salvación eterna.