Santa Teresita del Niño Jesús - RosasTeresa del Niño Jesús aparece con las manos vacías: fortuna, honor, influencia, eficacia temporal, nada le atrae, nada la retiene, sino sólo Dios y su Reino. Pero en desquite, el Señor la introduce en su casa, le confía sus secretos; Él le ha revelado todas estas cosas que encubre a los sabios y poderosos. Y ahora, después de haber vivido silenciosa y oculta, he aquí que habla, he aquí que se dirige a toda la humanidad, a los ricos y a los pobres, a los grandes y a los humildes, y les dice con Cristo: “Entrad por la puerta estrecha…”

La puerta, estrecha en verdad, pero accesible a todos, es la de la humildad.

Teresa del Niño Jesús, que por ella entró en el Paraíso, se mantiene en el umbral, los brazos cargados de rosas, y muestra su “caminito de infancia”.

Radiomensaje de Pío XII, julio de 1954