Padre Cano, m.C.R.

San José con el bastón florido* El dogma fundamental de ciertos clérigos es: ” ya no hay dogmas”. Diabólico.

* Pues claro que los sacerdotes tienen sentimientos. Y deben ser los sentimientos de Cristo.

* Los soberbios que nunca se bajan del burro, terminan siendo fantasmas, monstruos.

* Es verdad que somos cristianos insignificantes y hasta miserables pero ¡Dios es nuestro Padre!

* Los hay que se suben a tarimas y estrados o escenarios. Somos lo que somos ante Dios. Y nada más.

* Una actividad que no nace de la fe católica y termina en la fe católica, no sirve para nada. Nada sin Dios.

* No seamos como los funcionarios que hacen las cosas bien hechas. Hagamos todas las cosas por amor de Dios.