Primera visita

Sagrado Corazón de Jesús mirando al Padre– Adoremos a Jesucristo Sacramentado, en acción de gracias por la institución de este adorable Misterio.

– Amabilísimo Corazón de Jesús Sacramentado, te adoro en este augusto Sacramento, y te doy rendidas gracias por haber instituido ese compendio de maravillas, resumen de tus finezas y evidente testimonio de la ternura de tu amor.

– Te adoro también con ánimo y deseo de resarcir de algún modo las injurias que en ese Sacramento recibes de los infieles y malos cristianos, especialmente por la ingratitud y olvido con que los hombres te dejan solo en tantos sagrarios, en todos los cuales te adoro humildemente desde aquí. Admite, Jesús amoroso, mis ardientes súplicas, para que, adorándote en esta vida sacramentado por nuestro amor, te bendiga y ensalce después eternamente. Amén.

Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

Segunda visita

– Adoremos a Jesucristo Sacramentado, en acción de gracias por las muchas veces que le hemos recibido, y con Él innumerables beneficios.

– Benignísimo Jesús, Salvador de mi alma, te doy infinitas gracias por los innumerables beneficios que he recibido de tu divina mano, y señaladamente por las muchas veces que te has dignado entrar en mi pecho, derramando a manos llenas tus misericordias. Aquí, pues, me tienes ya rendido a tus pies; no quiero resistir por más tiempo a tus amorosos deseos. Que todos te conozcan, amen y correspondan a las finezas de tu divino Corazón, para que todos te amemos y te bendigamos en la gloria. Amén.

Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

Tercera visita

– Adoremos a Jesucristo Sacramentado, en satisfacción de las injurias que ha recibido de los infieles y herejes en este Sacramento.

– Corazón de Jesús, injuriado continuamente en este Sacramento por la obstinación de los herejes, te adoro con todo el pobre afecto de mi corazón, deseo desagraviar a tu amor ultrajado y no cesar de bendecirte y ensalzarte todos los instantes de mi vida. Haz, Señor, que te glorifiquen los corazones de todos los hombres y unan sus alabanzas a las de todos los ángeles y santos de la corte celestial. Admite, Padre Eterno, mis humildes súplicas, unidas con los sentimientos del Corazón de tu unigénito Hijo, que contigo y el Espíritu Santo vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

Cuarta visita

– Adoremos a Jesucristo Sacramentado, en satisfacción de las irreverencias y sacrilegios que sufre de muchos fieles.

– Corazón de mi amado Jesús, aquí me presento ante tu majestad, traspasado de dolor al considerar las injurias que contra ti cometen muchos cristianos, especialmente cuando se acercan a recibirte en pecado mortal. Vence, Dios mío, con tu misericordia, la obstinación de tantos corazones ingratos; atráelos a tu amor, y no permitas que, en adelante, llegue a recibirte ningún cristiano en pecado mortal. Así te lo ruego, por tu dulcísimo Corazón, y el de tu Madre amorosísima. Hazme, Señor, esta gracia en la tierra y la de verte y gozarte eternamente en el Cielo. Amén.

Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

Quinta visita

– Adoremos en espíritu a Jesucristo Sacramentado, en todas las iglesias del mundo, donde se halla olvidado de casi todos, tan indignamente recibido y tan raramente visitado.

– Corazón de Jesús, que estás de día y de noche real y verdaderamente en la Hostia consagrada por amor nuestro, a la vista del olvido con que os tratamos los hombres, quisiera en este día visitarte en todas las iglesias del mundo donde te hallas sacramentado. Me pesa mil veces de haberos también yo olvidado y ofendido, oh Misericordiosísimo Jesús. Dame gracia para amarte y servirte de hoy en adelante con gran fervor, fidelidad y constancia. Así lo espero de tu bondad y misericordia infinita, para alabarte y engrandecerte después en la gloria por los siglos de los siglos. Y tú, Señora, Madre de Dios y Madre mía, alcánzame una verdadera y constante devoción al Sagrado Corazón de tu Hijo Jesús, de modo que, unido con él estrechamente, cumpla todas mis obligaciones con alegría y gozo. Amén.

Padrenuestro, Avemaría y Gloria.