Pablo

Nuevo mundo

Imagen Jesús coronado de espinas y Espíritu SantoDesde este punto de vista, el enemigo ya no es la potencia, grande o pequeña, que con las armas desafía al bloque, sino todo espacio que se resista a la implantación del nuevo mundo, que es post-nacional. Por eso el enemigo de la OTAN es Rusia, y no tanto la Rusia nación como despacio eurasiático. Lo cual, por cierto, incluye también a China. (José Javier Esparza – RAZÓN ESPAÑOLA)

Una aberración

No es cierto tampoco aquel axioma político de las escuelas liberales, según el cual el diputado no es representante de una clase, ni de un distrito, sino de la nación entera, ésta es una aberración, de la cual, ya en el año 1848, y comentando la Constitución revolucionaria francesa de entonces, se reía Proudbon, el cual decía que, si los diputados representaban a sus diferentes distritos, estaba representada la Nación, y que de ninguna manera podía representar un diputado a todos los distritos de la Nación, ya que en la mayor parte de ellos eran desconocidos los diputados por los distritos, y los distritos por los diputados. (Juan Vázquez de Mella – El Verbo de la Tradición)

La mentira del mito del progreso indefinido

En realidad, no es necesario un conocimiento serio de la historia para demostrar la total vacuidad y la mentira del mito del progreso indefinido esgrimido por la Ilustración y del liberalismo decimonónico. Un progreso concebido como un divorcio respecto a Dios y la naturaleza que Él nos ha dado es en realidad una regresión. Asimismo, cualquier estudio serio sobre la historia reciente muestra que, aunque la población de la mayoría de los países industrializados haya conseguido mejorar en forma significativa su nivel material de vida, el siglo veinte ha sido uno de los más sangrientos de la historia documentada. Si bien ahora el temor de una guerra atómica ha disminuido, ese riesgo sigue existiendo por lo que es posible que el hombre se autodestruya con la tecnología que ha inventado. (Mons. Ignacio Barreiro Carámbula – Verbo)

Aficiones liberales

Hay lo siguiente: Que tenemos razón los católicos en esto como en lo demás, y no la tienen, ni sombra de ella, los liberales. Fijémonos para esto en los siguientes puntos: 1º Puede claramente el católico decir a su adversario liberal, que lo es. Nadie pondrá en duda esta proposición. Si tal autor o periodista o diputado empieza por jactarse de Liberalismo, y no oculta poco ni mucho sus ideas o aficiones liberales, ¿qué injuria se le hace en llamarle liberal?  (Sardá y Salvany – El liberalismo es pecado)

Tras el estadillo de la guerra

Tras el estallido de la guerra civil, el autor señala que “la atractiva retórica falangista fue el elemento idóneo para cubrir las necesidades de simbología y exasperación que necesitaba el nuevo movimiento”. Sin embargo, al lado de la simbología falangista surgieron “los rosarios, las grandes medallas y las procesiones penitenciales, junto a la exaltación de la revolución nacional-sindicalista, un larvado anhelo de aristocratismo -bellos uniformes militares, mantillas de blonda- invadió el país. (Pedro Carlos González Cuevas – RAZÓN ESPAÑOLA)

Hijos de divorciados

Son libres para casarse, pero consumado voluntariamente el matrimonio, las obligaciones del mismo permanecen intangibles. Y esto no es condenar a nadie a una vida cruel e insoportable. Está demostrado que los hijos de los divorciados son las grandes víctimas de este concepto novelero del amor. Como si un hombre y una mujer fueran unos animales sin inteligencia ni personalidad para aceptar el compromiso más capital de su existencia humana. (Mn. José Ricart Torrens – CATECISMO SOCIAL)

Las inclinaciones naturales

Las inclinaciones naturales que están en la base de la explicación de santo Tomás tienen dos ventajas más. Una, que comprenden la totalidad del hombre: no son inclinaciones de un hombre demasiado espiritualizado o demasiado carnal. Otra, que son inclinaciones que todos los hombres pueden experimentar en sí mismos. Sin embargo, señalar esto no tiene como pretensión inclinar definitivamente la balanza para el lado de la ética iusnaturalista, pues también es cierto que las inclinaciones pueden ser contradichas y, en consecuencia, aparecer como carentes de la claridad suficiente como para que de ellas solas brote la norma. Por ello, la formulación de los preceptos requiere del trabajo que la razón hace en base a esas inclinaciones, que es el descubrimiento del fin o bien al que cada una tiende. (José Luis Widow Lira – VERBO)