Pablo

Los Budas

Sagrado Corazón de Jesús - SangrandoHay espacio para la meditación sobre Europa con una sugestiva radiografía del alma cultural de las grandes naciones europeas: Alemania, Inglaterra, Francia. “Si el cristianismo liberó a la persona de su cosificación, mediante la postulación inderogable de tratar y ser tratado conforme a su naturaleza y no a la Naturaleza, es decir conforme a lo que exige aquél desenlace escatológico, que es el destino más grande y trágico del hombre redimido, el empeño occidental del nihilismo y sus veneros intelectuales trabajan para la catástrofe del segundo budismo anunciado por Nietzsche”. De este modo la vuelta de los Budas anuncia la gran amenaza para Occidente, desgarrado por la crisis de las ideas, los nacionalismos periféricos y la ausencia de una personalidad suficiente para debatir con los gigantes ruso y norteamericano. Y esta amenaza sería la sustitución progresiva de la identidad cristiana por otras identidades, de las cuales esos Budas del título son su inquietante metáfora. (Fernando Alonso Barahona – RAZÓN ESPAÑOLA)

Malvados y perversos

Regístrense las colecciones de los autores eclesiásticos. Véase cómo trataron los Apóstoles a los primeros heresiarcas, y cómo siguieron tratándolos los Santos Padres, cómo los han seguido tratando los modernos controversistas y la misma Iglesia en su lenguaje oficial. No hay, pues, falta de caridad en llamar a lo malo, malo; a los autores, fautores y seguidores de lo malo, malvados; y al conjunto de todos sus actos, palabras y escritos, iniquidad, maldad, perversidad. (Sardá y Salvany – El liberalismo es pecado)

Ventajas del mandato imperativo

Ofrece también otra ventaja inmensa que no puede existir con los sistemas parlamentarios modernos. ¿Sabéis cuál es esa ventaja que reporta? La de no poder violar la verdadera voluntad del país: es decir, que los que sean elegidos no prometerán una cosa durante el periodo electoral, y después ejecutarán lo contrario cuando tengan la investidura de diputado. Sucederá otra cosa y de suma importancia: que no podrán existir en las Cortes mayorías oficiales, mayorías que voten según la voluntad del Gabinete, sino mayorías populares que voten según la voluntad de sus representados. (Juan Vázquez de Mella – El Verbo de la Tradición)

La experiencia tiene un alto valor

El Doctor Angélico observa que en ciertos casos la experiencia tiene un alto valor de prueba, especialmente si es de larga duración, caso en que tiene un valor infalible. Subraya la importancia de recurrir a la sabiduría acumulada por las generaciones pasadas, poniendo énfasis en la brevedad de la vida del ser como individuo. Esto nos permite ver el valor de la tradición, que nos habilita a pensar porque nos proporciona un marco de referencia válido y universal. La historia nos permite profundizar nuestro conocimiento de la naturaleza humana. Ese conocimiento manejado por un buen historiador o por una persona que conozca bien el desarrollo de los hechos en el pasado, puede permitir entrever las consecuencias futuras de ciertas tendencias o acciones contemporáneas. O sea que en cierta medida la historia puede tener un valor profético. (Mons. Ignacio Barreiro Carámbula – Verbo)

Crisis

Los significados de crisis son suficientemente variados como para que podamos hablar de una cierta equivocidad, que se torna en ambigüedad. Álvaro D’Ors, a este respecto, ha sostenido que la característica principal de los tiempos de crisis reside precisamente en la presencia de “signos contradictorios”, de los que unos tiran en un sentido mientras otros lo hacen en el opuesto. (Miguel Ayuso – VERBO)

Pastoral de la Iglesia

En la pastoral de la Iglesia hay todo un abanico de medios de apostolado. Desde la catequesis, las asociaciones juveniles, los Ejercicios Espirituales, las misiones populares, la predicación sagrada. Si se aventa estos medios, inmediatamente repercute en las familias y en todos los ambientes. (Mn. José Ricart Torrens – CATECISMO SOCIAL)

El Mercado libre

En campo liberal fue el Mercado libre como regulador natural de un ornen nuevo (también por encima de fronteras y naciones). En los últimos compases de la Primera Guerra Mundial, mientras Inglaterra y Francia aún soñaban con repartirse el mundo según los viejos criterios del imperialismo nacional -se cumplieron en mayo pasado cien años del acuerdo Sykes-Picot que dibujó las fronteras de Oriente Próximo después de la Gran Guerra-, Washington y Moscú miraban más lejos. (José Javier Esparza – RAZÓN ESPAÑOLA)