Padre Martínez Cano, m.C.R.

Santa Teresa Benedicta de la Cruz* Quién considera de verdad la eternidad del Cielo y del infierno, ordena su vida, cumpliendo la Ley de Dios.

* Solo un hogar católico, una iglesia doméstica, puede contrarrestar el ambiente pagano y anticristiano que respiran los hijos.

* Los Mandamientos de la Ley de Dios, no quitan la libertad del hombre; dirigen y encauzan al hombre hacia la verdad y el bien.

* No hemos sido creados para pudrirnos en la tierra. Hemos sido creados para vivir eternamente felices. Si no queremos amar a Dios, seremos eternamente infelices y desgraciados en el infierno.