Pedro L. Llera

Arcangel Miguel - Espíritu SantoY es que a los progres marxistas les encanta la dialéctica de buenos y malos, opresores y oprimidos, explotadores y explotados. Viven de eso: de propagar el odio desde una ideología simplista y maniquea que ofrece una pseudorredención puramente inmanente, in-transcendente, puramente materialista; porque para ellos no hay Dios ni “más allá”. Ellos quieren la felicidad de cortos vuelos en el “solo acá”; la felicidad del orgasmo y del lujo decadente. Engañan y estafan a la gente ofreciendo una felicidad falsa para así alcanzar el poder e imponer su ideología totalitaria a todos: a los que esperan ser redimidos por los ecocomunistas y a los que no. Y a los que no queremos ser redimidos por estos tipos nauseabundos ya sabemos lo que nos tienen reservado: los campos de reeducación y de trabajo para redimirnos de nuestra condición contrarrevolucionaria. Tienen ustedes una buena muestra de lo que les cuento en China, Corea del Norte, Cuba, Venezuela… Ese es su paraíso. Todo para ellos.

(INFOCATÓLICA)