El Párroco

Virgen María y angelitos* El ideal del Reinado Social de Jesucristo es instaurar todas las cosas en Cristo. El de la democracia moderna es de-construir. Desterrar a Cristo de los corazones y de la sociedad.

* Jesús habló con el pagano Pilato. Pero no dijo ni una sola palabra al corrompido rey Herodes. Los corrompidos de nuestro tiempos oyen la Palabra de Dios. Muchos se hacen los sordos. Otros se convierten y viven cristianamente.

* “No hay que recurrir a un reparto de las riquezas existentes, ni a dictar leyes restrictivas del derecho de poseer: basta con sabias medidas para contener los abusos y para facilitar a la clase trabajadora el acceso a la propiedad” (Javier De Miguel).

* Me dice una joven simpática: Llevamos diez años de noviazgo. Mi novio tiene 31 años, yo 25. Ahorramos, pero no podemos comprar una casa. Mis padres, mis tíos, mis suegros, mis vecinos se casaron teniendo ya su casa. Eran otros tiempos. Los de Franco.

* En su libro “La fuerza del silencio”, el cardenal Sarah -quiera Dios que sea el próximo Papa- dice que en el Cielo habrá un absoluto silencio nos comunicaremos el amor de Dios en silencio. Yo creo que las mujeres si hablarán. Dios ha querido que así sean felices en la tierra.

* “Alonso García de la Puente, psicólogo, se convirtió al cristianismo, trabajando en cuidados paliativos y descubrió que su trabajo es “poner todo el amor y la profesionalidad para aliviar la falta de amor”, que es “lo que verdaderamente nos hace sufrir” (Alfa y Omega).

* “Pero lo que está fuera de todo orden y de toda sensatez es que las ansias de dominación de nuestros políticos les hayan llevado a legislar sobre las leyes físicas y biológicas, sobre historia y religión, sobre moral y procedencia. Sobre cualquier cosa: como si el poder otorgarse conocimiento. Allá van leyes do quieren Reyes, en un ejercicio de fatua ostentación de poder de los que manda, y de servil adulación de los que obedecen. Comprensible en los que obedecen a sueldo; pero alucinante en los que les regalan su atención y asentamiento a esos adictos del poder” (Padre Custodio).