El Consiliario

Cruz Valle de los Caidos y Virgen Dolorosa* Satanás ha convencido a muchos hombres que son ellos los que dirigen la Historia. La Historia del hombre no acaba con la muerte. Sigue la vida eterna: Cielo o infierno.

* “La Constitución es el mismo Estado que -por tanto- en sí y por sí y es Estado de derecho. Siempre, por tanto, incluso cuando se convierte en totalitario” (Danilo Castellano).

* Hay quiénes quieren la “cultura” de la despersonalización de la bestialización. Nosotros queremos el Reinado Social de nuestro Señor Jesucristo. La civilización de los hijos de Dios.

* “Dijeron todos los sanedritas: ¿Entonces Tú eres el Hijo de Dios?” Él les dijo: “Vosotros lo decís, Yo lo soy” (Lucas 22, 70). Y Le sentenciaron a muerte: porque “siendo hombre te haces Dios”.

* “Padre de la genética moderna, el propio Lejeune dictó su sentencia de muerte cuando se refería a la Organización Mundial de la Salud como una “institución para la salud que se ha transformado en una institución para la muerte” (Óscar Rivas).

* San Pablo escribe a los Efesios: “Dejad, pues, vuestra antigua conducta, despojaos del hombre viejo, viciado por la corrupción del error; renováos en vuestro espíritu y revestíos del hombre nuevo, creado según Dios en justicia y santidad verdadera”. Con la ayuda de Jesús y María, podemos.

* He observado que varios judíos convertidos al catolicismo afirma que siguen siendo judíos. Que la Iglesia Católica es la culminación y plenitud de la Sinagoga judía. Judíos eran la Virgen María, San José, los Apóstoles, los primeros cristianos… eran de la Sinagoga judía. No eran de la Sinagoga de Satanás, como dice San Juan. Del Sanedrín que condenó a Jesús a morir en la cruz.

* “La obra de España en América fue eminentemente misional y evangelizadora, llevada adelante por una monarquía fiel a mandato emergente de los títulos papales que habilitaban la conquista, además de comprometida en la tutela de los nativos para ganarlos para Dios. La incorporación del continente a la Cristiandad fue una realidad a menos de un siglo de su descubrimiento” (Luis María de Ruschi).