Padre Martínez Cano, m.C.R.

María y Jesucristo encadenado* Pensar en la eternidad vigoriza el espíritu y alegra la vida temporal.

* Nuestra vida es inmortal. Lo ha dicho Jesucristo, Dios y hombre verdadero.

* Los tiempos y las modas no importan. Pasan. Importa la verdad que permanece siempre.

* Los laicistas dicen que el Estado tiene que ser laico. Y la religión privada. Y no hay más. Dogmatismo.

* La sociedad marxista aplasta la dignidad del hombre. La sociedad democrática corrompe la dignidad del hombre.

* En su primera carta, San Juan dice: “Quién guarda sus mandamientos permanece en Dios y Dios en él”. Vivamos para Dios.

* El hombre no ha nacido para la democracia moderna. Hemos sido creados por Dios para vivir eternamente felices con Él en el Cielo.

* Una Europa sin la fe que la civilizó y cristianizó es una prostitución. Pero no vencerán. El Corazón Inmaculado de María, triunfará.