En la Cruz está la salvación

Yo, ¿para qué nací? Para salvarme.

Que tengo que morir es infalible;

dejar de ver a Dios y condenarme

triste cosa será, pero posible.

Posible, ¿y río, y duermo, y quiero holgarme?

Posible, ¿y tengo amor a lo visible?

¿Qué hago, en qué me ocupo, en qué me encanto?

Loco debo de ser pues no soy santo.