Montserrat

Solución única

La+Encarnación+Misterio+de+la+unión+admirable+de+lasAquella solución única o suprema en que el hombre, que resume en sus organismos a todos los seres inferiores de la creación, y, por la inteligencia y la voluntad de su espíritu, se acerca a las inteligencias separadas, es aquella naturaleza con la cual, hipostáticamente, se une el Verbo divino para realizar la unión sin confusión de lo finito y lo infinito en la persona divina de Cristo, que no es aquel Dios geómetra, invisible, sepultado entre las nubes, que, después de modelar la materia y lanzar a la humanidad sobre la tierra, se reclina en la eternidad, sordo a los lamentos y dolores de los hombres, sino Aquél que desciende entre los humanos y recoge todas las lágrimas y todas las tribulaciones en la Cruz; Aquél que se hizo carne y bebió hiel y vinagre y se dio por alimento a esos átomos humanos, sublevados muchas veces contra Él. (Juan Vázquez de Mella – El Verbo de la Tradición)

La sola scriptura

Recuérdese la polémica que mantuvo con Erasmo sobre el libre albedrío. Lutero critica el escepticismo del humanista partiendo de la autonomía de una conciencia sólo ligada a Dios por la fe que ella posee, y que se erige -esa conciencia- en la piedra angular del universo que diseña y construye ella misma. Esta es la libertad del cristiano: esclava de las Escrituras, libre de entenderlo todo y de juzgarlo todo conforme a ellas. La sola scriptura, asociada a la libre interpretación, informan el mundo religioso moderno y lo desbordan volcando sus aguas de inmanentismo subjetivista a toda otra realidad. (Juan Fernando Segovia – Verbo)

Escándalo

He aquí, pues, lo que diría yo a quien se empeñase en sostener todavía como inofensivo el dictado de liberal, que es objeto de tantas reprobaciones por parte del Papa, y de tanto escándalo por parte de los verdaderos creyentes. ¿A qué hacer gala de títulos que necesitan explicación? ¿A qué suscitar sospechas que luego hay que apresurarse a desvanecer? ¿A qué contarse en el número de los enemigos y hacer gala de su divisa, si en el fondo se es de los amigos? (Sardá y Salvany – El liberalismo es pecado)

Manipulación

Es un deber insoslayable delatar el fenómeno de la manipulación y poner al descubierto algunos de los recursos estratégicos que se están movilizando en orden a manipular la opinión pública y persuadida de que la ley de divorcio es inevitable y constituye un logro social. El tema del divorcio suscita múltiples resonancias y moviliza energías insospechadas en la opinión pública. Para amenguar la fuerza del lógico impacto que producirá sobre muchas conciencias la ley de regulación del divorcio, se están poniendo en juego diversos recursos que se engarzan y potencian entre sí. (Alfonso López Quintás – Manipulación del hombre en la defensa del divorcio)

El orden moral

Lo que está en juego es el bien del hombre. Si se acepta que la actividad humana tiene su razón de ser en ese bien -lo contrario sería absurdo-, entonces esa actividad, que de hecho y por naturaleza se lleva a cabo en comunidad política, no puede ser impedida o dificultada por ésta. Al contrario, la vida política tiene por fin hacer posible que el hombre realice la actividad en la que actualiza su bien. “Si la naturaleza humana actualizada es, como es, el fundamento del criterio del obrar, de todo obrar, sea privado o político, se puede decir que la política está subordinada a la ética. (José Luis Widow – Verbo)

Confesión

Sobre la confesión. De la confesión deberíamos obtener dos beneficios:

  1. nos confesamos para ser sanados;
  2. para ser educados: nuestras almas necesitan una continua educación, como el niño pequeño. Oh Jesús mío, entiendo profundamente estas palabras y sé por experiencia que un alma con sus propias fuerzas no llegará lejos, se cansará mucho sin hacer nada para la gloria de Dios; se desvía constantemente porque nuestra mente es oscura y no sabe distinguir su propia causa. (Santa María Faustina Kowalska – Diario – La Divina Misericordia en mi alma)

Auge del carlismo

El tradicionalismo carlista experimentó en la República un nuevo auge y una renovación a nivel político y cultural. La Segunda República significó para el carlismo “una oportunidad y a la vez un desafío desacostumbrado”. Su proyecto político fue renovado por Víctor Pradera, en su obra El Estado nuevo, que influiría en los planteamientos de Francisco Franco. Su actividad política basculó entre las iniciativas de alianza con los alfonsinos y los deseos de independencia protagonizados por Manuel Fal Conde. (Pedro Carlos González Cuevas Razón Española)