Reina Isabel I de CastillaIsabel se adelantó al nuevo Derecho de Gentes que formularía años después el dominico español Francisco de Vitoria.

Fray Martín de Córdoba, preceptor de la joven Isabel, reconocía que “bárbaros son aquellos que viven sin ley; los latinos son los que tienen ley; pues derecho es de gentes que los hombres que viven y se rigen por ley sean señores de los que no tienen ley; donde sin pecado los pueden prender y hacer esclavos porque por naturaleza son siervos de los sabios y regidos por ley”. (Vicente Rodríguez Valencia – Perfil moral de Isabel la Católica – EUNSA – Pamplona 2015).

Era entonces la doctrina y praxis común. Nada tiene de extraño que Colón trajera, en su segundo viaje, indios esclavos que se vendieron a distintos dueños. La conciencia de la Reina hace nombrar inmediatamente una junta de teólogos que dictamine sobre el tema; pero su sensibilidad e intuición se adelantan al dictamen, que se retrasa, y designa una persona de plena confianza, Antonio Torres, de Sevilla, para que recoja a todos estos indios ya vendidos restituyendo a sus expensas el precio que se dio por ellos y los devuelva a su procedencia. Ella tenía más prisa y estaba más segura que aquellos teólogos de Salamanca. Las instrucciones a Colón y demás gobernantes que partían para las Indias prohibían traer esclavos: “No habéis de traer esclavos. Si alguno quisiere venir por lengua (intérpretes) traedlo”.

Amonestó, (incluso al Cardenal Cisneros) que no forzasen las voluntades en las catequesis organizadas en Granada para la conversión de los vencidos. Ante la evangelización de Canarias (Antonio Romeu de Armas – La Política Indigenista de Isabel La Católica – Valladolid 1969) e Hispanoamérica tiene esta misma mentalidad: “los indios, se hagan cristianos o no, son súbditos libres de la Corona como lo son los súbditos de Castilla”.

Inició prácticas con sentido democrático en las Cortes de Toledo (1480) y en la Congregación General del Clero en Sevilla (1478). Respetó fueros, aprendió catalán y gallego; vestía los trajes de la región que visitaba…

Hispanoamérica Universidad Sto. Tomás de AquinoDonde mejor se manifiesta ese sentido y delicadeza de Isabel es en la célebre cláusula de su Codicilo que se refiere a la evangelización de las Indias y al buen trato a los Indios: Por cuanto al tiempo que nos fueron concedidas por la S. Sede Apostólica las islas y tierra firme del mar océano descubiertas y por descubrir, nuestra principal intención fue al tiempo que lo suplicamos al Papa Alejandro sexto, de buena memoria, que nos hizo la dicha concesión, de procurar de inducir y traer los pueblos de ellas y convertirles a nuestra fe católica y enviar a dichas islas y tierra firma prelados y religiosos y clérigos y otras personas doctas y temerosas de Dios para instruir los vecinos y moradores de ellas en la fe católica y enseñarles y doctrinar buenas costumbres y poner en ello la diligencia debida, según más claramente en las letras de dicha concesión se contiene. Por ende suplico al Rey, mi señor, muy afectuosamente y encargo y mando a la dicha Princesa, mi hija, y al dicho Príncipe, su marido, que así lo hagan y cumplan y que este sea su principal fin y que en ello pongan mucha diligencia y no consientan ni den lugar que los indios vecinos y moradores de las dichas Indias y Tierra firme, ganadas y por ganar, reciban agravio alguno en sus personas ni bienes, mas manden que sean bien y justamente tratados y si algún agravio han recibido, lo remedien y provean por manera que no se exceda en cosa alguna lo que por las letras apostólicas de la dicha concesión nos es infundido y mandado.

Concluimos ésta, por necesidad breve nota, con lo que piensan del tema algunos de los últimos Papas y cardenales:

Pío XII: “Venís de aquellas tierras del Nuevo Mundo hacia las que volvieron los ojos moribundos de la gran Isabel, en cuyo espíritu singular querríamos evocar no tanto la fortaleza de su visión política, cuanto las ansias maternales de paz dictadas por un concepto profundamente cristiano de la vida, que pedía, para los que llamaba sus hijos de América, un trato de dulzura y devoción”. (Al embajador de España ante la S. Sede. AAS, 1951, ps. 794).

Hispanoamérica - Nª Sª de GuadalupeSan Juan Pablo II: “España aportó al Nuevo Mundo los principios del Derecho de Gentes… y puso en vigor un conjunto de leyes con las que la Corona Castellana trató de responder al sincero deseo de la Reina Isabel I de Castilla de que sus hijos los indios… fueran reconocidos y tratados como seres humanos con la dignidad de hijos de Dios”. (Roma, 18-11-1992, al Embajador de España ante la S. Sede).

“Me urgía reconocer y agradecer ante toda la Iglesia vuestro pasado evangelizador. Era un acto de justicia cristiana e histórica”. (Zaragoza 10-10-1984).

Cardenal A.M. Rouco Varela: Reconocer la persona humana como sujeto de lo que hoy denominamos derechos humanos se inicia con Isabel y Fernando. En la historia del origen de los derechos humanos está como base la Reina Isabel I de Castilla”. (Valladolid 03-12-2006).

Cardenal Darío Castrillón Hoyos (colombiano): “El milagro de la Reina Católica es el que realizó en América, convirtiéndola en cristiana”. (Granada, 20-4-2007).

Hispanoamérica - Catedral de Santo Domingo.pngCardenal Antonio Cañizares: “Encarna (Isabel) una fe cristiana vivida en esa difícil tarea de gobernar. Defiende al indio como nadie le ha defendido. Fue anticipadora de los derechos humanos y del Derecho de Gentes, que llegaría decenas de años más tarde. Mujer que vivió ser esposa y madre. La reina Isabel es, para mí, una figura extraordinaria; se trata, sin duda, de una cota de humanidad, humanidad de su tiempo”. (Popular TV, 11-03-2006).

Isabel instaura en la mentalidad de su tiempo, especialmente en relación con los aborígenes, un concepto nuevo de respeto, de consideración, de trato… y Derecho de Gentes; consecuencia, sin duda, de la profunda vivencia cristiana que informó siempre sus actos y decisiones más trascendentes: “No se encuentra un solo acto público o privado de la Reina Isabel que no estuviese inspirado en criterios cristianos y evangélicos”. (Informe de la Comisión Histórica previa al inicio Proceso Diocesano de Canonización).

(Vicente Vara Sanz – Comisión Isabel la Católica)