Padre Manuel Martínez Cano mCR.

Otra historia de CataluñaHe oído y leído, muchas veces, que Cataluña está dividida en dos partes. También he escrito varias veces que hay verdades teologales, morales, filosóficas, históricas, políticas… que nadie podrá cambiar nunca: Lo que una vez es verdad, siempre será verdad, decía Santo Tomás de Aquino. Las cosas, por mucho que se repitan, no tienen por qué ser necesariamente verdad.

Las ideologías modernas, elaboradas sobre mentiras, están destrozando las familias y las naciones. Jon Juaristi, ex etarra, euskaldun, catedrático, ha dicho: “hay que hacer saber a los engañados vascos que jamás hubo una patria vasca ocupada y destruida por España… (El nacionalismo vasco) reclama la reparación de unas ofensas que no existen en nombre de una patria vasca que no existió nunca”. En otra ocasión afirma: “¿Te preguntas viajero, por qué hemos muerto jóvenes, y porque hemos matado tan estúpidamente? -Nuestros padres mintieron: eso es todo”.

Sabemos que el padre de la mentira es el diablo. Lo ha dicho Jesús. Satanás siempre miente. Mintió a Eva. Y sigue metiendo hasta nuestros días. En Cataluña miente, miente y no para de mentir. Cataluña es España. Lo saben perfectamente los catalanes que no se han dejado engañar por el diablo, que se sirven de hombres y mujeres para seguir mintiendo. Borrell, catalán, ex presidente del Parlamento Europeo, ha dicho: “Si yo viera cada día TV3 probablemente sería independentista”. Los medios de comunicación catalanista mienten.

Nuestros padres mintieron. Muchas veces lo han hecho por ignorancia invencible. Me decía una señora de 62 años, nacida en un pueblo de Gerona, de estirpe catalana: “Padre, desde niña siempre he oído decir a mis padres y a mis abuelos que España nos había invadido y que nos robaba… En el colegio oía lo mismo. Y yo creí que era verdad lo que me decían. Me casé con un catalán de estirpe, como yo. Y mi marido, ha tenido la paciencia del justo Job hasta hacerme ver la verdad. Por eso, entiendo perfectamente a los independentistas: los han engañado en sus propias casas”.

Claro que no todos están engañados. Hay independentistas de profesión, de negocios inmorales, de ladrones de guante blanco. Antiguamente, los bandoleros se iban a la sierra. Ahora roban en despachos, partidos políticos, negocios inmorales. Todos los españoles que vivimos en esta hermosa y santa tierra de Cataluña deberían leer los libros de historia de Cataluña escritos por intelectuales católicos catalanes.

El historiador gerundense Marcelo Capdeferro, escribió: “Historia de Cataluña”, inspirándose en las fuentes románticas y nacionalistas de la historiografía catalana. Años más tarde, consideró un deber ante la Historia de rectificar su primer libro, porque había tergiversaciones e inexactitudes fundamentales muy graves, y siguiendo criterios estrictamente científicos, escribió “Otra Historia de Cataluña”. Demuestra que Cataluña es España. Un hecho histórico irrefutable.

El doctor Francisco Canal -que Dios tenga en su gloria- Catedrático de Metafísica de la Universidad de Barcelona, catalán y español por los cuatro costados ha escrito varios libros sobre este tema. Un buen resumen lo tenemos en su libro “Catalanismo y Tradición catalana”.

En nuestros días, destaca el joven catalán profesor de universidad y Doctor en sociología Javier Barraycoa. Ha escrito varios libros. Comencemos por leer “Historias ocultadas del nacionalismo catalán”. Solo hay una Cataluña. La otra es mediática es mentira, mentira, mentira y negocios inconfesables.

El obispo de Vic, Torres i Bages decía, ya en su tiempo, “que la otra Cataluña es la Cataluña de papel”. Hoy diría que es la Cataluña de los partidos políticos y sus medios de comunicación, del capitalismo salvaje y la corrupción.

Las partidocracias de todo el mundo se han levantado sobre la mentira. Todas desprecian la Ley de Dios y las tradiciones y costumbres de los pueblos. Han renegado de su historia, y levantada otra sobre la mentira.

Mi madre, que en paz descanse, y yo, llegamos a Barcelona hace 56 años. Aquí aprendí a rezar el rosario y el Vía Crucis en catalán, a cantar el credo en catalán, el Vilorai y otras canciones religiosas. Tengo amigos catalanes, castellanos, andaluces y de todas las regiones de España. No os dejéis engañar, todos somos españoles y todos convivimos en paz.

He rezado mucho por Puigdemont, por los engañados y los que se hayan dejado engañar.