Padre Martínez Cano, m.C.R.

Santa María Micaela del Santísimo Sacramento* El pueblo no hace revoluciones, vive sus tradiciones. Las revoluciones las hacen los endemoniados para someter a los pueblos y corromper las almas.

* Para disfrutar, los modernistas proponen el hedonismo. Así pudren almas y cuerpos. Los santos, afirman que la ascética y el sacrificio purifican las almas y fortalecen los cuerpos.

* El padre Alba decía: “La penitencia está en el cilicio de la cabeza: obediencia al superior, mortificación en la vida común, convertir todo en oración; quebrantamiento de la propia voluntad”.

* Recomendamos, para mujeres, jóvenes y mayores, el libro “La mujer”, de Edith Stein. Judía, agnóstica, filósofa, católica, carmelita, mártir, copatrona de Europa: Santa Teresa Benedicta de la cruz.