Isabel

El orden

Santa Brígida de SueciaY si hasta la cultura requiere orden, lo que implica diferencias, tampoco puede prescindir la democracia de las reglas pertinentes. Este es justamente el problema de la democracia: las reglas que la hacen posible, veraz y capaz de controlar -no de anularla, que es imposible- a la oligarquía, cuya idea de la política es aproximadamente la de Paul Valéry: “el arte de evitar que se entere la gente de lo que le atañe”. (Dalmacio Negro – RAZÓN ESPAÑOLA)

Hombre viejo y nuevo

La naturaleza humana se va poco a poco deificando sin dejar de ser humana. Así es como, manteniendo por el preciso influjo de la gracia su condición humana con más y más perfección, la esencia y facultades del hombre, supuesto que no opongan resistencia, llegarán un día a ser también deiformes, divinas. Así es como mientras el hombre viejo es síntesis de alma y cuerpo, el hombre nuevo lo es de naturaleza y gracia. (Osvaldo Lira – VERBO)

La mujer

Edith Stein

Donde se puede contar con una vida familiar, donde los padres y principalmente las madres cumplen realmente su tarea, la tarea de la escuela consistirá ciertamente en una prudente actitud y no tiene que hacer mucho sino apoyar el trabajo educativo familiar con los medios que están a su alcance según las leyes. Pero esto no es ya lo común. El desorden de la vida familiar ha cargado a las escuelas con una alta responsabilidad, y es por eso atinado ahora de nuevo contemplar la educación como su tarea esencial y la enseñanza como un medio para ello. De allí viene el reto de formarlo de manera que pueda servir a la educación, y además de la enseñanza llevar a los niños al orden en cuanto es posible y deseable.

Dejan de creer en Dios

Carece del dinamismo necesario para hacer un mundo nuevo, y siempre ha tenido que contentarse con su fortaleza en el norte de Alemania y en Escandinavia, donde hoy en día el luteranismo es una religión mortecina, mantenida oficialmente por Estados cuyos súbditos, en gran parte, han dejado de creer en Dios. Si el protestantismo se hubiese restringido al luteranismo, es probable que hubiera muerto en poco tiempo. (Frederick D. Wilhelmsen – VERBO)

  Si Dios quisiera castigarnos (56)

Si Dios quisiera castigarnos así, ¿qué mano de hombre, qué ciencia podría impedírselo? ¿Quién domina un huracán? ¿quién domina al mar enfurecido o una tempestad como la que sufrió Biescas? ¿Lo domina quizá este soberbio hombrecillo que escribe en los periódicos declarándose ateo y que se permite blasfemar y ridiculizar a Dios? ¿O quizá domina todo esto el engreído presidente de alguna nación? (Jaime Solá Grané)

Consagración de Rusia

Vamos a detenernos en el examen de uno de los medios para eludir las penas anunciadas en el mensaje, la consagración de Rusia al Corazón Inmaculado de María: “El Santo Padre me consagrará Rusia, que se convertirá, y será concedido al mundo algún tiempo de paz”. En la tercera aparición la Virgen anuncia que la petición de la consagración de Rusia a su Inmaculado Corazón, pedido consumado en el año 1929 con el mensaje de Tuy. (Ricardo Dip – Verbo)

Testimonio de esperanza

Ellos, además, conscientes de su vocación, acostumbrase a dar testimonio de la esperanza que en ellos hay y a ayudar a la conformación cristiana del mundo, mediante la cual los valores naturales contenidos en la consideración integral del hombre redimido por Cristo contribuya al bien de toda la sociedad… (Mn. José Ricart Torrens – CATECISMO SOCIAL)