Una Epopeya misionera

Padre Juan Terradas Soler C. P. C. R

Sentido misionero de la conquista y colonización de América (2)

Los Reyes Católicos de España se propusieron, como principal motivo de sus empresas, la extensión del reino de Dios.

Escudo de los Reyes Católicos“Aquellos Reyes Católicos que se propusieron, como motivo fundamental de sus empresas, la propagación de la fe y la dilatación del reino de Cristo en la tierra”.

(Pío XII, 20-VI-1949.)

“Ese código inmortal de las llamadas Leyes de Indias, de las que puede decirse que nunca, en ninguna legislación, rayó tan alto el sentido de justicia, ni se hermanó tan bellamente con el de la utilidad social del pueblo conquistado…

España dictó este Cuerpo de las seis mil leyes, monumento de justicia cristiana en que compite la grandeza del genio con el corazón inmenso del legislador…

Las leyes de Indias, cuyo pensamiento oscila entre éstas dos grandes preocupaciones: la enseñanza del cristianismo y la defensa de los aborígenes”.

(Cardenal Gomá, 12-X-1934.)

*      *      *

La pureza de intención de Isabel y Fernando al lanzar al mar las tres carabelas al mando de Colón la hemos visto ya afirmada por Alejandro VI y repetida por otros Sumos Pontífices. El testimonio de Pío XII será una hermosa confirmación del juicio de sus predecesores.

El gran Papa, en un discurso dirigido al embajador de la República de Santo Domingo, primer centro de la civilización hispana en América, recuerda que cuando aquellos Reyes Católicos mandaban sus expediciones a la isla Española, para que se dirigieran desde allí al continente y a las otras islas, intentaban en primerísimo lugar conquistar nuevos pueblos para la Santa Madre Iglesia. Si otros legítimos motivos abrigaban, supieron siempre subordinarlos al bien espiritual de sus nuevos vasallos.

“Historia (del país dominicano) varias veces centenaria, de cristianismo y de fidelidad, que parecen proclamar los: viejos muros de vuestra insigne catedral, comenzada ya en los principios del siglo XVI, de los que penden lienzos vetustos, donde, entre Murillos y Velázquez, campean gravemente los auténticos retratos de aquellos Reyes Católicos que se propusieron, como motivo fundamental de sus empresas, la propagación de la fe y la dilatación del Reino de Cristo en la tierra; historia nunca interrumpida, que incluso podría servir para mostrar la eficacia social y educativa de una doctrina que fue capaz de transformar la legendaria Quisqueya en la Atenas del Mundo Nuevo” (158).

(Discurso a don Pedro Sánchez Troncoso, embajador de la República de Santo Domingo, 20-VI-1949.)

(158) Quisqueya, nombre que los nativos daban a la isla que Colón, bautizó “Española”, y que más tarde fue llamada Santo Domingo.