Javier Navascués entrevista a Miguel Ángel Bernáldez

Santísima Trinidad - Y sus ángelesSi tenemos que fijar el momento en el que la Cristiandad empieza a decaer de forma palpable, habría que fijar, precisamente, el momento de mayor esplendor. En plena Edad Media, empiezan a parecer herejías como la de los bogomilos, esta fue una de las muchas herejías que empezaron a socavar la Cristiandad. La más importante fue la de los cátaros, herejía que, para erradicarla, hubo de predicarse una cruzada contra ellos.

Junto a esto empiezan a aparecer filósofos y teólogos, como Guillermo de Ockam, Wycliff, Jan Hus, etc., con ideas heterodoxas que fueron condenadas por la Iglesia, pero cuya semilla quedó latente y que después recogió Lutero para elaborar sus tesis heréticas.

No se puede olvidar tampoco, la relajación de costumbres dentro de la jerarquía de la Iglesia, fuente de muchos escándalos que alimentaron las tesis heréticas antes mencionadas. Y por último es necesario recordar la llamada “Querella de las investiduras” que supuso un enfrentamiento entre la Iglesia y el Imperio y que a la larga dejó debilitada tanto a la Iglesia como al Imperio frente a la aparición de la herejía luterana.

Analice lo que significaron las diferentes revoluciones contra la Cristiandad… Revolución protestante, Revolución francesa e Ilustración, Liberalismo, Revolución Rusa, Revolución de mayo del 68.

La Revolución, (con mayúsculas), es la rebelión del hombre y las sociedades contra la Ley Natural que Dios que ha creado para el hombre y la sociedad. A partir de aquí, podemos hablar de revoluciones concretas como manifestaciones de la Revolución con mayúsculas. Antes de Lutero, ya había habido revoluciones que no llegaron a triunfar, aunque, sí dañaron a la Cristiandad.

Sin embargo, a partir de la revolución luterana, la Revolución triunfa, aunque no lo hace de una forma inmediata puesto que la Cristiandad se defendió de diversas maneras. Pero a la larga y gracias a su virulencia, esta revolución luterana, que en virtud de su misma doctrina da lugar a otra serie de sectas, de las que la más importante es la calvinista, provoca en toda Europa toda una serie de guerras de religión que devastaron el continente, redujeron drásticamente la población y arruinaron la economía de los países. En España, no hubo guerras de religión gracias a la existencia de la Inquisición que lo impidió. Pero esto fue una excepción dentro del panorama europeo.

De todas las sectas nacidas de la revolución luterana, la más importante, fue la calvinista, cuya implantación en Francia, Inglaterra y Escocia resultó fundamental en el devenir histórico posterior. El calvinismo, dio lugar a las revoluciones de Inglaterra, con la decapitación del rey Carlos I, y la proclamación de la república en Inglaterra, cuando los puritanos, van a la América inglesa y hacen allí su revolución, igualmente los hacen bajo el signo republicano, lo mismo pasa en Francia, donde la influencia de los hugonotes fue fundamental en Revolución Francesa donde también se crea una república.

Estas revoluciones de inspiración calvinistas y orientación republicana, tienen como característica, la atribución de la soberanía a la sociedad, (en realidad, a la mitad más uno de la sociedad), arrebatándosela a Dios. A partir de aquí la mayoría, es la que decide lo que es bueno y lo que es malo, desplazando de esta manera a Dios, lo que a la larga conduce a un ateísmo práctico. En la actualidad, la Revolución ha dado un paso más y ya no se trata de un ateísmo práctico sino de una teofobia virulenta de la que sólo estamos conociendo sus primeros pasos. La influencia de las revoluciones antes mencionadas, se van reproduciendo por toda Europa y América y en la actualidad se está intentando implantar en el resto del mundo.

(AHORA INFORMACIÓN)