Pablo

Un Padre del desierto

Dulce Nombre de MaríaUn Padre del desierto de los primeros siglos confesaba en el momento de su muerte: “Creedme, hermanos, todavía no he empezado a rezar verdaderamente”. ¿Es verdadera nuestra oración? ¿Tratamos en ella a solas con quien sabemos nos ama? No podemos vivir y gustar la presencia de Dios que nos envuelve sin el recogimiento y el silencio interior. “El silencio ayuda al alma a buscar a Dios. Y una vez que a Dios se ha encontrado, nos ayuda a conservarle y a no profanar su presencia” (San Rafael Arnáiz). (TRINIDAD Y LIBERACIÓN)

La unión de los reinos

A juicio de Gonzalo Anes, director de la Real Academia de la Historia, la Reina Isabel es “el personaje de mayor relieve de toda la historia de España” (“Alfa y Omega” 21-111-2002). Ha sido objeto de muchos estudios, en los que se aprecia que ya en su tiempo gozó Isabel de la veneración de sus súbditos, y también de no pocos extranjeros, que la consideraban una mujer santa y ejemplar. Ella promovió la unión de los Reinos, la integración de los nobles en la monarquía, la reforma de la sociedad, de los eclesiásticos y de los religiosos, el progreso de la cultura y de las universidades, la civilización y evangelización de América. Jerónimo Münzer, médico alemán, escribe a fines del siglo XV en un libro sobre su viaje por España: “Estoy convencido de que el Todopoderoso ha enviado del Cielo a esta mujer religiosísima, piadosa y dulce, para, en unión con el rey, levantar a España de su postración” (Cf. Suárez, Isabel 113). (José María Iraburu)

En la escuela modernista

En la escuela modernista se ha cambiado la dirección espiritual por el coaching y el vivir en gracia, por un manual de auto-ayuda o un protocolo de calidad EFQM o ISO. Las Escuelas Neoparadigmáticas, si no vuelvan a poner a Cristo en el centro, acabarán desapareciendo. Si las escuelas católicas no evangelizan, no sirven para nada. La escuela católica tiene que recuperar su sentido, si no quiere resultar irrelevante y perfectamente prescindible. Para recuperar su relevancia, la Escuela Católica tiene que volver a injertarse en Cristo, que es quien le da sentido y es su razón de ser. La Escuela Católica debe ser un lugar privilegiado de encuentro con Cristo, debe enseñar el camino de la santidad, debe educar en la piedad: amor a Dios y amor al prójimo. Sólo así volverá a encontrar su identidad: una escuela de santidad para conducir a los niños a Cristo. Si no, mejor que cierren cuanto antes. (Pedro L. Llera – INFOCATÓLICA)

El padre Solá habla del demonio (11)

Primero, la actuación general. Es esto que llamamos las TENTACIONES, la acción del diablo en sugerencias y demás. Estas sugerencias le llegan ordinariamente a la gente como una cosa puramente personal. Las dificultades que uno siente para ejercitar la virtud, para dedicarse a Dios, entregarse a la oración, etc. Pero noten que estas dificultades, sean de tipo sexual o erótico, o sean de otro tipo, de ambición, de gloria, de soberbia… todo esto no siempre es el diablo. Nosotros mismos, nuestra naturaleza caída. Este es el efecto del pecado original. (P. Francisco de Paula Solá S.J.)

Pudor y castidad  (95)

“Es mejor y más perfecto permanecer en virginidad o celibato que unirse en matrimonio” (Trento 1563 Dz 1810). La virginidad “es mejor” (1ª Cor 7, 35) no sólo porque posee una estructura objetiva superior, por su fin más excelente (STh II-II,152, 3-4), sino también porque, teniendo en cuenta la fragilidad del hombre, ofrece una vía ascética privilegiada, en la que es más fácil guardar para el Señor “el corazón indiviso” (1ª Cor 7, 32-34; cf Sacra virg. 11; Vaticano II, LG 42c; OT 10ab; Juan Pablo II, 23 y 30-VI-1982). (José María Iraburu)

La creatividad

Hablar de los libros que están leyendo los hijos o los padres. Es una forma de animar en la “aventura de la lectura” y fomentar una costumbre que suele dinamizar los momentos en lo que “estamos todos juntos”. Además, cuando comentamos un libro con los demás miembros de la familia, forjamos unos vínculos de relación que se hacen indestructibles porque es una experiencia con la que aprendemos a escuchar, a expresarnos, a adquirir paciencia, a describir personalidades a través de los afectos/desafectos, aciertos/desaciertos, actuaciones valientes, cobardes o temerarias… Es todo un bagaje de situaciones que nos permite ver -a través de los personajes que intervienen en esas historias- sus cualidades y, de esta forma, la hija, el hijo, visualiza y supone una ayuda en la foja de su personalidad. (Mikel Pando – EL PAN DE LOS POBRES)

La presencia de María

La parte negativa exige el voluntario alejamiento actual de todo pecado, ya sea mortal, ya sea venial, e incluso de toda imperfección deliberada, sin que sea impedimento para ello el haber vivido en otro tiempo en pecado grave, pues más acerca a Dios la humildad que la simple ausencia de pecado. (P. Ramón Olmos mCR. – AVE MARÍA)