Montserrat

Que las almas te conozcan

María Madre de la IglesiaOh Dios, cuánto deseo que las almas Te conozcan, que sepan que las creaste por Tu amor inconcebible; oh Creador y Señor, siento que descorreré las cortinas del Cielo para que la tierra no dude de Tu bondad. Haz de mí, oh Jesús, una víctima agradable y pura delante del Rostro de Tu Padre. Oh Jesús, transfórmame miserable y pecadora, en Ti, ya que Tú puedes todo y entrégame a Tu Padre Eterno. (Santa María Faustina Kowalska – Diario – La Divina Misericordia en mi alma)

Evidente injusticia

Al mismo tiempo podemos hablar de la evidente injusticia de tratar a todos sus miembros en la misma forma cuando son diferentes. La sociedad tiene que reconocer las evidentes desigualdades que existen entre sus miembros si la ley se va aplicar con un básico criterio de justicia. El insistir en la bondad básica de todos los seres desconoce la realidad del pecado original y la herida que sufrimos en nuestra naturaleza. Esta insistencia suena como una repetición de las ideas de la Ilustración y particular de Jean-Jacques Rousseau. (Mons. Ignacio Barreiro Carámbula – Verbo)

Filosofía de la praxis

Croce sería el primero en reconocer, como se ha visto, la crisis de la religión, de la libertad; pero es que la libertad, o el liberalismo, sólo fue una realidad en el plano de la filosofía especulativa, pues la religión de la libertad no llegó nunca a religar a toda la sociedad, sino que fue patrimonio de la clerecía dominante, de la intelectualidad burguesa. Croce acertó al separar el idealismo dialéctico del materialismo dialéctico, pero se equivocó al separarlo también del materialismo histórico, o sea, dicho con palabras de Gramsci (y de Gentile), de la filosofía de la praxis; de ahí su rechazo del marxismo como filosofía de la historia. (Aquilino Duque – Razón Española)

Soberanía social

Entonces, siendo la representación social, y no individual, el mandato imperativo ligará a los representantes con los representados. Entonces las Cortes, no serán soberanas en el sentido de que representen una parte o fragmento de la soberanía política, pues serán la expresión de la soberanía social, que la limitará, que la ayudará y auxiliará, y que la contendrá en sus desbordamientos; pero no será un fragmento de ella. (Juan Vázquez de Mella – El Verbo de la Tradición)

La comunidad política es natural

No hay riesgo en la reiteración si se dice -como nuestro autor lo hace cada vez que aborda la cuestión- que ese bien, esto es, la vida buena, no depende de las convicciones personales ni de la propaganda colectiva, no es un proyecto individual ni una persuasión pública, porque el buen vivir está radicalmente ligado al “orden de la naturaleza humana actualizada”. Por lo mismo, vida buena es la vida conforme a la humanidad que es en cada ser humano y en todo ser humano. La vida buena, la vida según la virtud, reafirma Castellano, es “el fin por el cual el hombre necesariamente vive en comunidad, y en virtud del cual se debe decir que la comunidad política es natural”. (Juan Fernando Segovia – Verbo)

Venenosa educación revolucionaria

Asómbrame que se hayan tenido tantas polémicas sobre si conviene o no la educación clásica, basada en el estudio de los autores griegos y latinos de la pagana antigüedad, a pesar de lo que les disminuye a éstos su eficacia la distancia de los siglos, el mundo distinto de ideas y costumbres y la diversidad del idioma. Asómbrame esto, y que apenas nada se haya escrito sobre lo venenoso y letal de la educación revolucionaria, que sin escrúpulo se da o se tolera dar por muchos católicos a la juventud. (Sardá y Salvany – El liberalismo es pecado)

La antropología actual

La antropología actual descalifica toda división del ser humano en compartimentos aislados. A la luz de la filosofía actual no cabe el subterfugio de afirmar que la ley de divorcio es neutra en el aspecto ético y religioso, se mueve en plano puramente regulativo y no afecta al terreno de la conciencia; no legitima las conductas; simplemente permite, despenaliza ciertas acciones. (Alfonso López Quintás – Manipulación del hombre en la defensa del divorcio)