El Párroco

La Virgen que espera al Señor* Parece que es verdad que Dios se ha convertido en un asunto privado de una minoría de necios. Parece, pero somos una inmensa mayoría los que rezamos a Dios en todo el mundo.

* Reverendísimos pastores, lo que ha sido verdad un tiempo, será verdad siempre, como dice Santo Tomás de Aquino. La pena de muerte, para quién se la merece, siempre será lícita. El aborto provocado siempre será satánico.

* “Vuestro primer deber y vuestro mayor privilegio como padres es el de transmitir a vuestros hijos la fe que vosotros recibisteis de vuestros padres. El hogar debería ser la primera escuela de religión, así como la primera escuela de oración” (San Juan Pablo II).

* Estoy sentado en un banco. Pasa un antiguo alumno que es padre de cuatro hijos, uno acabando la carrera universitaria, y me dice: “Padre ha ganado su partido, la abstención”. Lo mío no es de partidos, son los principios: Toda autoridad viene de Dios. San Pío X escribió a los demócratas franceses que “llegan al grado de perversidad de decir que el pueblo es soberano”. El aborto provocado es satánico.

* La persecución que rabiosamente embiste a la Iglesia, las tribulaciones que pasan muchas almas, nos confirma en la sentencia de San Ignacio de Loyola: “En tiempo de tribulación no hacer mudanza”. Sigamos firmes en la Doctrina del Magisterio de la Iglesia, de todo los concilios ecuménicos, de todos los dogmas y siempre en compañía de la Virgen Santísima, la Pilarica, la Guadalupana, Fátima…