Padre Cano, m.C.R.

Virgen de la Merced - Niño Jesús* El apóstol prédica a Cristo. No busca aplausos, ni le acomplejan los fracasos.

* El hombre es por naturaleza sociable. La sociedad no “aliena” al hombre; lo perfecciona.

* Un sacerdote nos ha dicho: Yo he visto a Dios en el confesionario. Hace milagros extraordinarios.

* No hay que reinterpretar nada de lo que dijo nuestro Señor Jesucristo. Eso es cosa de endemoniados.

* Un lujurioso empedernido no puede entender la vida sobrenatural, la santidad. Otro motivo para que recemos más.

* Al despertarnos por la mañana: ¡Gracias Señor! ¡Virgen Santísima protegeme! ¡Ángel de mi guarda, acompáñame!

* Los antiguos decían el “ocio es un mal negocio”. El padre Alba, que es, en esos momentos de ocio, cuando más tienta el diablo.