mariaIsabel

El secreto de María

Dios la ha escogido por tesorera, administradoray dispensadora de todas las gracias,de suerte que todas las gracias y donespasan por sus manos y conforme al poderque ha recibido (según San Bernardino) reparteElla a quien quiere, como quiere, cuandoquiere y cuanto quiere, las gracias delEterno Padre, las virtudes de Jesucristo y losdones del Espíritu Santo (1).

(1) Nótese bien que, siendo María tesorera de todas las gracias, dependemos por consecuencia de Ella para todo socorro que nos venga de lo alto: es decir, para la gracia santificante en todos sus grados, para la concesión de todos los dones del Espíritu Santo y aun para todos los favores temporales ordenados a nuestro último fin. Esta verdad pide de nuestra parte perfecta correspondencia a la acción de María y por lo mismo disposición para depender activa y pasivamente de Ella, que es precisamente el objeto de la Verdadera Devoción, según Montfort, y que se explicará más abajo con el título de Santa Esclavitud de Amor.

Así como en el orden de la naturalezaes necesario que tenga el niño padre y madre,así en el orden de la gracia es necesarioque el verdadero hijo de la Iglesia tenga porPadre a Dios y a María por Madre; y elque se jacte de tener a Dios por padre, sinla ternura de verdadero hijo para con María,engañador es, que no tiene más padre queel demonio.(San Luis Mª Grignion de Montfort)

La mujer

Edith Stein

La consecuencia inmediata del primer pecado nosofrece un punto clave para determinar en qué pudo consistir:la consecuencia fue que el hombre y la mujer semiraron de un modo muy distinto y que perdieron la inocenciaen el trato mutuo. Por eso es posible que el primerpecado no haya sido solamente un acto de desobedienciaformal a Dios: lo que les fue prohibido y que la serpientepresentó con tanta artimaña a la mujer, y la mujeral hombre, tuvo que ser algo bien preciso en su consistencia,es decir, un tipo de unión recíproca que contradijeraal orden original. El hecho de que el tentador se acercaseprimero a la mujer, podría significar que este accesomás fácil no se debía a que ella fuera más proclive alpecado (de hecho los dos estaban libres de inclinacionesperversas), sino al hecho de que lo propuesto tenía parala mujer una mayor importancia. Se puede afirmar quedesde entonces ella habría estado más fuertemente sensibilizadapor todo lo que tiene relación con la generacióny la educación de los hijos. A eso mismo aludirían lasdiversas penas establecidas tanto para el hombre comopara la mujer.

El hombre nuevo democrático

El desarraigo conlleva la progresiva destrucción de los vínculos humanos, empezando por la familia, y hace imposibleuna comunidad política concordante en los fundamentosque garantizan su supervivencia. Pues lo que caracterizaa los hombres desarraigados es su discordancia en lo fundamental (cada uno profesa un idealismo o utopía distintos),su individualismo orgulloso y egoísta, que los conduciría a laaniquilación (bien porque acabarían a la greña, bien porquese resignarían al aislamiento y la incomunicación), si nofuera porque el poder, muy taimadamente, les ofrece, comogarantía última de supervivencia, esa “uniformidad” a laque se refería Tocqueville. Una vez destruida aquella “colectividadque conserva vivos ciertos tesoros del pasado y ciertospresentimientos del futuro” a la que se refería Weil, aestos hombres desarraigados no les queda otra salida sinoresignarse a convertirse en masa.(Juan Manuel de Prada – VERBO)

El cebo del demonio

El demonio al principio hace creer que todo esdevoción y espíritu y que se aprovecharán de aquellaconversación y familiaridad; y cuando los tieneya enternecidos y rendidos, y parece que hay prendas,entonces descubre su ponzoña. Y no se cansa,dice san Buenaventura, de entretener muchotiempo a uno en aquel cebo, que parece bueno:todo lo da por bien empleado a trueque de alcanzardespués lo que desea. Empezaron con pláticasespirituales, creyeron que aprovechaba a su alma,pero fue degenerando aquel amor, las pláticas seconvirtieron en impertinentes y sobre cosas livianasy ridículas.(Jaime Solá Grané – La castidad, ayer y hoy)

Sociedad profundamente cristiana

Al hablar de los principios de la doctrina social católica, recuerda que “el principio básico de la primacía de la persona sobre las cosas”(…) es la consideración fundamental de donde “surge laconcepción del orden social, político, económico y cultural, asícomo todo principio relacionado con ellos”(Juan Pablo II, La nueva…, pág. 162-163); así como que“en toda la ordenación de la actividad social se debe tener presente la dimensión moral”(Juan Pablo II, La nueva…, pág. 163). Y a los bolivianos les exhorta, ante “el proceso de secularización”a “transformar esta sociedad boliviana en una sociedad nueva, en una sociedad profundamente cristiana en sus fundamentos y en sus expresiones» (Juan Pablo II, La nueva…, pág. 165).

Pero no debemos pensar que la “nueva evangelización” serefiere sólo a los países del Tercer Mundo. En nación tan desarrolladacomo Alemania, y ya en el año 1980, podemos encontrar enlas alocuciones del Papa Juan Pablo II con motivo de ese viaje,las mismas ideas, los mismos acentos y las mismas exhortaciones.Y lo mismo podemos decir de las naciones que han podido salirdel comunismo, como en sus discursos en Polonia con motivo desu viaje en junio y agosto de 1991. (Estanislao Cantero – Verbo)

 

Homosexualidad y esperanza

Individuos que experimentan atracción por los del mismo sexo amenudo cuentan una larga historia de experiencias sexualestempranas, y traumatismos sexuales. (Doll 1992) Es más probableque personas homosexuales activas se hayan visto envueltas enformas extremas de actividad sexual con otra persona a edad muytemprana. (Stephan 1973; Bell 1981) Muchos no le han contadoa nadie sobre estas experiencias (Johnson 1985) y llevan encimatremendo sentimiento de culpa y vergüenza. En algunos casos,aquellos que fueron abusados sexualmente se sienten culpablesporque reaccionaron al trauma con comportamiento sexual. Elsacerdote puede preguntar delicadamente sobre experienciastempranas, asegurándoles que sus pecados son perdonados, yayudándolos a encontrar liberación al perdonar a los otros.(Asociación Médica Católica – AMCA)

El Beato Pablo VI y la Unicef

No hay que desconocer la alocución de Pablo VIel 28 de junio de 1978, al recibir al señor Labouisse, directorgeneral del Fondo de las Naciones Unidas parala Infancia (UNICEF). Pablo VI manifestó su “desaprobacióna cualquier tipo de proyectos que, directa oindirectamente favorecen la anticoncepción, el aborto ocualquier práctica que no respete el valor supremo dela vida”. Previno que con motivo del Año Internacionaldel Niño -1979- se fomentaran “múltiples iniciativasque no interesan al bienestar de los niños”. Y es queUNICEF ha donado píldoras o materias primas equivalentesa más de 12 millones de ciclos, con destino a laisla Mauricio, Pakistán, Singapur, Bangladesh y Chile.Las compras han sido de productos fabricados por laSchering y por la Searle. También han distribuido tabletasefervescentes de la Neo Sampoon Loop. Son palabras también de Pablo VI: “Toda la sociedad deberesistir enérgicamente, afirmando que el niño tiene elderecho divino a nacer, el derecho a tener una madrey un padre unidos por el matrimonio, y el derecho avivir en una familia normal. Sería una contradicciónsi, con ocasión del Año Internacional del Niño, se promovieranactividades cuya esencia y fin fueran acogerdesfavorablemente a los niños o impedirles nacer en elseno de la sociedad”. (Mn. José Ricart Torrens – Catecismo Social)