miguicas

Padre Martínez m.C.R.

San Juan Pablo II condenó el capitalismo salvaje. Y condenado está. No olvidemos que también hay ricos que han alcanzado el honor de los altares. Han sido santos.

*

Esto del democratismo es un negocio sucio. Venta de miembros de niños, triturados en el vientre de sus madres. Latrocinios políticos. Esclavitud sexual de niños y mujeres. Manipulación de embriones etc.

*

Hemos oído decir que esto de la política lo manejan unas oligarquías, unos clanes, que pasan desapercibidos pero que solo se hace lo que ellos mandan. Debemos hacer lo que Dios manda.

*

Si no guardamos los límites entre el deber y los derechos. No tenemos derecho a nada. Sin cumplir con el propio deber no se puede exigir ningún derecho.

*

¿Cómo podemos llamar Estado de Derecho a un Estado que concede el derecho de asesinar niños en las entrañas de sus madres?

*

Un anciano religioso nos ha dicho que, su experiencia, le dice que los religiosos que se quitaron los hábitos externos y se secularizaron, antes habían dejado los hábitos internos de la oración, examen de conciencia, rosario…

*

Hemos oído muchas veces que se ha de condenar toda violencia, venga de donde venga. El aborto, la eutanasia, la manipulación de embriones es la mayor violencia cometida en la historia. Se ha de condenar la democracia.