Papa Francisco

San Antonino de ApameaLa exhortación más bella que podemos dirigirnos recíprocamente es aquella de recordarnos siempre de nuestro Bautismo. Yo quisiera preguntarles: ¿Cuántos de ustedes recuerdan la fecha de su Bautismo? No respondan porque alguien se avergonzará. Piensen. Yo no lo recuerdo. Bien, hoy tienen una tarea para la casa, ir donde la mamá, al papá, a la tía, al tío, a la abuela, al abuelo y preguntarle: ¿Cuál es la fecha de mi bautismo? Y no olvidarlo nunca.

Cardenal Raymond Leo Burke

Además, la respuesta de la Santa Sede a las reacciones escandalizadas que han llegado de todo el mundo ha sido muy inadecuada. En lugar de volver a anunciar claramente la verdad sobre la inmortalidad del alma humana y el Infierno, en el desmentido sólo hay escrito que algunas palabras citadas no son del Papa. No dice que el Papa no comparte las ideas erróneas, incluso heréticas, expresadas por estas palabras, ni que repudia tales ideas, contrarias a la fe católica. Este juego que se está llevando a cabo con la fe y la doctrina en los niveles más altos de la jerarquía de la Iglesia está causando, justamente, gran escándalo entre los pastores y los fieles.

Cardenal Carlos Osoro Sierra

Concentrarse en lo esencial para realzar la misión: el testimonio. Se advierte rápidamente la presencia de un testigo de Jesús: no habla de sí mismo, todo él habla de Cristo. Por el Bautismo nos convertimos en discípulos misioneros, en hombres y mujeres que hemos tenido la experiencia del amor de Dios que nos salva y que se nos manifiesta en Jesucristo. Quien tiene esta experiencia, no necesita mucho tiempo para descubrir que tiene que salir a anunciarlo.

Arzobispo Fulton J. Sheen

Sheen afirma que plantea sus preocupaciones sobre el Anticristo, no porque tema por la supervivencia de la Iglesia Católica, sino por la devastación que el Anticristo traerá sobre aquellos que flaqueen en su fe. Dice: “No debemos olvidar jamás que nuestro Señor dijo a Judas y a su pandilla: “Ésta es vuestra hora”. Dios tiene su día, pero el mal tiene su hora, en que el pastor será fulminado y las ovejas dispersadas. Pero, aunque hablamos de la aparición del Anticristo frente a Cristo, no se crea que eso se debe a que temamos por la Iglesia. No hay tal: tememos por el mundo”.

Obispo Juan Antonio Reig Pla

Afirmar que en el campo eclesial y en una buena parte de la población se ha tomado una mayor conciencia de quienes son los aliados de esta revolución, cuales los métodos seguidos para hacerla avanzar y cuál es el último propósito que se persigue. A pesar de las diferencias iniciales hoy queda patente que todos los partidos políticos mayoritarios presentes en el Parlamento nacional y la casi totalidad de los medios de comunicación social participan de los mismos presupuestos referentes a la antropología, la vida humana, el matrimonio y la familia.

Obispo José Ignacio Munilla

La Pascua de Resurrección nos ofrece el don de una paciencia resucitada, que es hija de la esperanza y madre de la perseverancia. El Catecismo de la Iglesia Católica (n. 2737) recoge una cita muy interesante de un monje del desierto de Egipto en el siglo IV, llamado Evagrio Póntico: “No te aflijas si no recibes de Dios inmediatamente lo que pides: es Él quien quiere hacerte más bien todavía mediante la perseverancia en permanecer con Él en la oración”.

San PÍO X

Pascendi Dominici Gregis  (58)

Mas la evolución del dogma se origina principalmente de que hay que vencer los impedimentos de la fe, sojuzgar a los enemigos y refutar las contradicciones. Júntese a esto cierto esfuerzo perpetuo para penetrar mejor todo cuanto en los arcanos de la fe se contiene. Así, omitiendo otros ejemplos, sucedió con Cristo: Aquello más o menos divino que en él admitía la fe, fue creciendo insensiblemente y por grados hasta que, finalmente, se le tuvo por Dios.