Montserrat

Ateneos libres

Santos Donaciano y CletoOír hablar de clubs le da calofríos y calentura, porque allí, dice él, se deduce a las masas y se subvierten los fundamentos del orden social. Pero ateneos libres se pueden muy bien consentir porque la discusión científica de todos los problemas sociales ¿quién los va a condenar? Escuela sin Catecismo es un insulto al católico país que la paga. Mas universidad católica, es decir, con sujeción entera al Catecismo, o sea al criterio de la fe, debe dejarse para los tiempos de la Inquisición. (Sardá y Salvany – El liberalismo es pecado)

Castilla y Cataluña

Y brindo por Castilla en nombre de todos los regionalistas españoles, porque yo he oído de labios de uno de los más ilustres regionalistas catalanes, el Sr. Domenech, unas palabras que han quedado grabadas en mi corazón, y que expresan cuáles son los sentimientos íntimos y verdaderos de todas las regiones, de una Prensa, que no siempre responde a la moralidad de la referencia, suele alterar muchas veces. Si se dijese lo que realmente piensan unas regiones de otras, cesarían esos odios y antagonismos que encienden aquellos que a todas horas hablan de la unidad de la Patria contra los que son más patriotas que ellos. (Juan Vázquez de Mella – El Verbo de la Tradición)

Ley positiva

Por supuesto, la ley positiva puede ser justa en cuyo caso no creará ningún conflicto. Pero la ley justa interpela la conciencia de quienes le están sometidos no simplemente porque sea una ley positiva que ha cumplido con los requisitos procedimentales que terminan en su promulgación, sino porque lo que manda es adecuado a la naturaleza humana. “La conciencia tiene que obedecer a la ley no escrita, condición de la misma ley escrita. Si ésta entrase en conflicto con aquella, es decir, con la ley natural, debe prestarse obediencia a la ley natural y no a la norma positiva”. (José Luis Widow – Verbo)

Política y medios de comunicación

Hoy es imposible hacer política sin el apoyo de los medios y menos aún en contra de ellos. Inmediatamente se es marginado a través de la campaña del silencio, no publicando nada sobre uno. En el supuesto caso que el agente político, cultural o social lograra trascender es de inmediato demonizado a través de la reductio ad hitlerum u otras falacias ad hominem. En definitiva, lo que ha logrado este poder mediático hegemónico es que el hombre deje de pensar con cabeza propia a través la introducción en su conciencia de prejuicios y preconceptos que lo logran extrañar de sí mismo, de su historia y de su êthos nacional. (Alberto Buela – Razón Española)

“Tengo un cuerpo”

Escindir fenómenos complejos es un recurso espléndido para incrementar las posibilidades de manipulación de realidades que no se reducen a meros objetos aunque presenten una vertiente objetiva. La mera utilización del verbo tener -en la expresión “yo tengo un cuerpo”- significa una escisión dentro del sutil complejo del ser humano. Tener parece referirse siempre a entidades distintas del sujeto de posesión, entidades que no comprometen el conjunto de su ser, que no lo hacen entrar en vibración. (Alfonso López Quintás – Manipulación del hombre en la defensa del divorcio)

Libertad invertida

El liberalismo plantea, por tanto, una libertad invertida: la facultad de liberarse de los propios fines. Sobre los medios que conducen a él hay, en cambio, una especie de necesidad. Sea por motivos teológicos, a la usanza de Lutero o Calvino, sea por inmunidad de los propios impulsos naturales del individuo. (Julio Alvear Téllez – Verbo)

San Ignacio

Día de San Ignacio. Recé fervorosamente a este Santo reprochándole ¿cómo podía mirarme y no venía en ayuda en las cuestiones tan importantes como lo es el cumplimiento de la voluntad de Dios? Le decía a este Santo: Oh nuestro Patrono, que has sido inflamado por el fuego del amor y del celo por la mayor gloria de Dios, te ruego humildemente, ayúdame a cumplir los designios de Dios. Fue durante la Santa Misa. Entonces al lado izquierdo del altar vi a San Ignacio con un gran libro en la mano, diciéndome estas palabras: Hija mía, no soy indiferente a tu causa. Esta regla se puede aplicar también a esta Congregación; indicando el libro con la mano desapareció. (Santa María Faustina Kowalska – Diario – La Divina Misericordia en mi alma)