Generalísimo Francisco FrancoFrancisco Franco, Caudillo de España y Generalísimo de sus Ejércitos, es el hombre que más ha hecho por la Iglesia Católica durante el siglo XX, enfrentándose y poniendo fin a la persecución más cruenta padecida por la Iglesia en toda su historia.

Sería monstruosamente ingrato y una traición ignominiosa a más no poder que la Iglesia colaborara con los guerracivilistas socialistas y comunistas, que son quienes la persiguieron y martirizaron, para profanar los restos mortales de un hijo predilecto de la Iglesia.

Decir que sólo se puede enterrar a papas, obispos y santos en una iglesia es una tontería supina propia de ignorantes o malvados. Todos los fieles cristianos se enterraron en iglesias durante siglos, hasta que precisamente el poder civil secularizó los cementerios en el siglo XIX.

Rara es la iglesia antigua que no tiene sepulturas destacadas de personajes civiles. Y en la actualidad, basta ir a la Cripta de la Catedral de la Almudena, donde están enterrados, como muchos, la hija y el yerno de Franco. Es una villanía decir que no puede estar enterrado allí aquel que restauró 20.000 edificios religiosos destruidos por los marxistas y anarquistas, que ayudó a construir muchos otros nuevos y que fue el impulsor de esta gran obra del Valle de los Caídos, el monumento arquitectónico más bello del mundo construido en el siglo XX, y signo de reconciliación bajo la Cruz, donde yacen enterrados sin distinción de ideologías muchos miles de los que murieron en aquella guerra civil.

(EMPENTA)