San Bernardo

 

El que oye devotamente la Santa Misa y está exento de pecado mortal (pues las obras realizadas en enemistad con Dios son muertas o no merecedoras de premios de vida eterna) merece más que si hiciera una costosa y muy sacrificada peregrinación por todo el mundo y diese todos sus bienes a los pobres. (San Bernardo)