Mons. Pedro Shao ZhuminMonseñor Pietro Shao Zhumin, de 55 años, obispo de Wenzhou, reconocido como tal por Roma, pero no por Pequín, el 9 de noviembre 2018 fue secuestrado por la policía para ser sometido al asilamiento y adoctrinamiento durante dos semanas, o más. Es la quinta vez que es secuestrado en los dos últimos años. Se le quiere imponer que se registre ante el gobierno y su adhesión a la Asociación Patriótica, pero el obispo se opone firmemente. La pertenencia a la AP implica la adhesión al plan de una Iglesia “independiente” de la Santa Sede y estrictamente “controlada” por el gobierno. Por ejemplo, tanto en las iglesias oficiales como en las no-oficiales, la policía prohíbe a los menores de 18 años la entrada a la iglesia y vigila que no haya encuentros de catecismo dominical. Benedicto XVI, en la Carta a los católicos de China deja claro que el estatuto de la AP es “inconciliable con la doctrina católica”.

(AVE MARÍA)