El Párroco

María Dolorosa con Jesús en sus brazos* La democracia nace de una mentira, sigue con ríos de mentiras que desembocan en océanos de mentiras; culmina en un universo de mentiras. Los democratistas ignoran, odian la verdad.

* Las oligarquías políticas ocultas, las sectas secretas satánicas y todos cuantos luchan contra la Iglesia Católica, deben saber que están luchando contra Dios y que Cristo nos ha dicho que existe el infierno de sufrimientos eternos.

* Volvamos a la autenticidad ¡Salgamos del anonimato! Los sacerdotes con sotana o clergyman; los religiosos y religiosas con el hábito de su consagración a Dios. El mundo necesita vuestros testimonios públicos, los pobres y los ricos, también.

* San Agustín: “¿Señor? Yo, el mayor de los pecadores, a quién has salvado a fin de dar a los otros un ejemplo de tú benignísima piedad, confesaré tus grandes beneficios; porque me salvaste de lo más profundo del infierno, uno, dos, tres, cien mil veces. Yo siempre me inclinaba al infierno, y Tú siempre me arrancabas de él”.

* “El demonio dijo a Eva: “Bien sabe Dios que cuando comáis del árbol se os abrirán los ojos, y seréis como Dios en el conocimiento del bien y del mal” (Génesis 3, 1-8). Los democratistas se han creído que solamente ellos saben lo que es el bien y el mal (el aborto es un bien, un derecho democrático). En realidad, son las oligarquías quién se lo ha creído. El infierno está a las puertas.