Inglaterra, 1061

Las presencias de María en Inglaterra empezaron con tres visiones recibidas por Lady Richeldis de Faverches, una viuda quien vivía en una mansión en Walsingham. En estas visiones, María le mostraba a Lady de Faverches la casa en Nazaret en donde el Ángel Gabriel le dijo a María que ella iba a dar a luz al Hijo de lo Mas Grandioso.

La Bendita Madre le solicito a Lady de Faverches que construyera una réplica de su casa en Nazaret dedicada a la memoria de la Anunciación de María y la Encarnación de nuestro Señor Jesucristo. María prometió:

“Deja que todos aquellos que estén afligidos o necesitados me busquen en esa pequeña casa que tu mantendrás para Mí en Walsingham. Pues los que allí me busquen obtendrán socorro”.

En la edad media, Walsingham se convirtió en uno de los más grandes sitios de peregrinaje en toda Europa. Una iglesia fue construida alrededor de la casa para protegerla de los elementos.

Muchos reyes ingleses hicieron peregrinajes a Walsingham. El último de estos fue Enrique VIII, quien hizo tres peregrinajes al lugar antes de romper con la Iglesia Católica en 1534 y formar la Iglesia de Inglaterra.

Enrique ordenó la destrucción de todos los oratorios y sitios de actividad católica. La iglesia de Walsingham y la casa fueron destruidos en la ola de destrucción que hubo. La estatua de María que residía en la casa fue quemada algunos años después.

No fue sino hasta 1920 que la Casa Santa de Walsingham fue reconstruida bajo la dirección de Alfred patten, un predicador anglicano.

La Capilla de los Descalzos, así nombrada en honor de todos aquellos -que en la edad media- se quitaban los zapatos para caminar descalzos a la Casa Santa, una pequeña capilla Católica localizada cerca de la Casa Santa que se las arregló para escapar de la destrucción de la Reforma.

Esta capilla se convirtió en el Lugar Santo Católico de Nuestra Señora en Inglaterra. Ambos lugares se han convertido en centros de peregrinación nuevamente desde entonces.

Tras la Reforma el lugar quedó desolado por largo tiempo, hasta que en 1934 se restauró una de las capillas en el camino de los peregrinos, la “Slipper Chapel” (siglo XIV), que había sido usada como establo. También en 1934, los obispos católicos ingleses declararon la capilla Santuario Nacional y se renovaron las peregrinaciones. El 15 de agosto de 1954, el Delegado Papal, Arzobispo O’Hara coronó la nueva estatua de Nuestra Señora de Walsingham. ​

Una encuesta del año 2003 demostró que el santuario de Walsingham es el más visitado de Inglaterra. Muchos solicitan el sacramento del perdón y de la unción de los enfermos. ​

El papa Francisco concedió al templo católico el estatus de basílica menor por medio de un decreto apostólico el 27 de diciembre de 2015.