Nativo recibiendo el hábito de franciscano

JEAN DUMONT, Historiador francés

ISABEL LA CATÓLICA, LA GRAN CRISTIANA OLVIDADA

LA EVANGELIZACIÓN DE AMÉRICA (I)

La conferencia que voy a pronunciar lo ha sido el 28 de agosto de 1992, en Rímini, Italia, como conclusión del gran Meeting de “Comunión y Liberación”, ante las 10.000 personas presentes en su auditorio.

En cierto modo, tomo aquí la palabra como un intruso, para presentar lo que fue la evangelización de América. Porque esta evangelización fue sobre todo española, y yo soy francés. Pero esta intromisión por mi parte, habiendo sido querida por los organizadores de la presente reunión, manifiesta ciertamente una realidad muy profunda, una caridad y una finura muy italianas. Italia, como madre de todos los países latinos, y por ello tanto de Francia como de España, sabe con instinto maternal que uno de sus hijos puede defender al otro de forma más eficaz de lo que éste mismo haría. Porque, al ser menos implicado, su convicción, parece, y es, más desinteresada.

Además, los mismos españoles no dejan de animarme a continuar mi tarea de información sobre este punto. El arzobispo de Valladolid, introductor de la causa de beatificación de Isabel la Católica, me escribía el pasado 11 de junio: “continúe su trabajo historiográfico, tan oportuno en estos tiempos de perjuicios y de parcialidades difíciles de combatir victoriosamente”, como, sin embargo, el honor de la Iglesia y de los católicos lo exige.

Por ello, perdónenme, se lo ruego, mi intromisión. Y permítanme exponer la defensa que quiero hacer de nuestro común hermano español, objeto de una vindicta muy injusta, absurda, de parte de aquellos que el arzobispo de Valladolid llama en la misma carta “grupos interesados”.