¿Por qué me llamáis “Señor, Señor”, y no hacéis lo que digo? El que se acerca a mí, escucha mis palabras y las pone por obra, os voy a decir a quién se parece: se parece a uno que edificaba una casa: cavó, ahondó y puso los cimientos sobre roca

El Consiliario

* El tribunal de la Inquisición en España ha sido el más justo.

* “Más vale morir con honra que vivir deshonrado” (Hernán Cortes).

* “Señor no me corrijas con ira, no me castigues con cólera” (Salmo 6, 2).

* En el designio de Dios, en el seno de la Santísima Trinidad. María es “el nuevo principio” de la dignidad y vocación de la mujer, de todas y cada una de las mujeres.

* Se cambiaron las tornas. En el paraíso terrenal Eva engaño a Adán. En esta sociedad corrompida en varios “paraísos” el hombre está engañando a muchas mujeres.

* Normalmente la conciencia de la mujer no consigue olvidar el haber quitado la vida a su propio hijo, porque ella no logra cancelar su disponibilidad a acoger la vida, inscrita en su “etos” desde el “principio”.

* El P. Alba nos decía en campamentos y peregrinaciones: “Por Cristo, por María y por España más más y más”. Sí, más oración, más sacrificio, más lectura espiritual, más limosnas para las misiones. ¡MÁS!