“Sí, os lo repito: se le pedirá cuenta a esta generación. ¡Ay de vosotros, maestros de la Ley, que os habéis quedado con la llave del saber; vosotros, que no habéis entrado y habéis cerrado el paso a los que intentaban entrar!”

Mossèn Manel

* Somos un espectáculo para el Cielo: Dios, los ángeles y los santos nos contemplan.

* Es verdad: estamos en del mundo. Pero no somos del mundo. Nuestra patria es el Cielo.

* Debemos declarar la “guerra santa” a nuestros instintos y a nuestros sentidos para vivir siempre en gracia de Dios.

* Los católicos en todas las cosas debemos proceder por motivos sobrenaturales, usando las cosas solo para la mayor gloria de Dios y salvación del alma.

* ¡Fuego, Fuego! gritan en la calle. Porque no se grita ¡fuego del infierno! para despertar a tantos que están aletargados en el sueño del pecado que cuando se despertarán se hallarán ardiendo en la llamas del fuego eterno.

* “El sacerdote ofrece el Santo Sacrificio “In persona Christi”. “In persona”: es decir, en la identificación específica sacramental con el Sumo y Eterno Sacerdote; que se el Autor y el Sujeto principal de este su propio Sacrificio, en el que en verdad, no puede ser sustituido por nadie” (San Juan Pablo II).

* Hedonismo absoluto y sin ley. Y se queja: “Se estudia una historia puramente materialista donde la Fe fundante y la religión no tiene importancia, pero es imposible entender los hechos históricos desde el punto materialismo o economicismo; y esta concepción materialista impide entender lo que es el islam”.