Don Manuel

María - Niño Jesús - Jesús muerto* Virgen María, Madre mía ¡ Cuídame siempre!

* Si nos dejamos guiar, Dios hará de nosotros santos.

* La penitencia sana nuestras heridas. Y fortalece nuestras almas.

* Del ministerio de los sacerdotes depende la salvación de muchas almas.

* Quien no quiere avanzar en el camino de la santidad, retrocede. Es una cobardía irresponsable.

* Hay ideas fijas, obsesiones, que nos pueden apartar de la santidad. Desechémoslas.

* “Aunque nuestros corazones se destrocen, hay que estar alegres y continuamente con la sonrisa en los labios” (Beata María Pilar izquierdo).