Padre Martínez Cano, m.C.R.

Jesús Luz del mundo* Hay tristezas enfermizas, patológicas. Hay tristezas profundas y reparadoras. La que sintió nuestro Señor Jesucristo en el Huerto de los Olivos.

* El campamento es una fábrica de hombres y mujeres. Un taller de santos y santas. Una sonrisa de un acampado o acampada es más hermosa que el universo.

* El acto más perfecto de amor es el don de sí. Dios se nos da continuamente. Lo recibimos en la Sagrada Eucaristía. Si nos damos a Dios y al prójimo seremos felices.

* La sociedad política no salva al hombre, ni tan siquiera la Cristiandad. La sociedad política debe colaborar con la Iglesia en la salvación eterna de los hombres.

* Dios sigue sembrando semillas de su gracia en nuestras almas para que seamos santos. Nosotros tenemos que labrar el campo de nuestras almas. Si lo hacemos seremos santos.