Francisco Sánchez-Ventura y Pascual

Pentecostés - empresarios de CristoEn la coyuntura presente lo que el mundo necesita con urgencia son creadores de empresas, a los que denominamos, por llamarles de alguna manera, “los empresarios de Cristo”. Hombres debidamente formados, especializados en economía y en el difícil arte de la organización empresarial, que desinteresadamente se asocien y reúnan a impulsos de su vocación apostólica, dispuestos a centrar sus esfuerzos en la solución del problema económico de la Humanidad. Hombres capaces de crear puestos de trabajo, de dispersarse por el mundo, siguiendo la ruta del hambre, que es la más urgente, a fin de aglutinar a los necesitados en un esfuerzo de subsistencia personal. Hombres que colectivamente influyan en los gobiernos y su preparación les permita disponer de solvencia y prestigio suficiente como para recaudar fondos, conceder préstamos y poner en marcha tinglados productivos a fin de explotar la riqueza de cada región, de cada pueblo y que obtengan beneficios con su explotación que les sirva a la vez para crear una corriente dineraria con vistas a nuevas inversiones centradas todas ellas en estas tres ideas: la adecuada explotación de la riqueza de la tierra según las características y circunstancias de cada país, la multiplicación de puestos de trabajo en función a las necesidades de cada pueblo y la justa administración de los beneficios que se obtengan hacia inversiones encaminadas al pleno empleo, al destierro de la miseria y a la satisfacción de todas las necesidades inherentes a la vida del hombre, de ese hombre que nace, se desarrolla, enferma y muere.

El mundo necesita hoy día de un fundador, que encendido en afanes apostólicos recoja esta idea y se lance a crear la más grande y eficaz organización filantrópica, la que exigen los tiempos actuales: los apóstoles de Cristo, que logren lo que el progreso actual permite: eliminar el fantasma de la escasez y, en consecuencia, el hambre de la tierra, solventando así, cada día con mayor amplitud, el problema económico de la Humanidad.