Dijo Jesús a sus discípulos: «Sed misericordiosos como vuestro Padre es misericordioso; no juzguéis, y no seréis juzgados; no condenéis, y no seréis condenados; perdonad, y seréis perdonados; dad, y se os dará: os verterán una medida generosa, colmada, remecida, rebosante, pues con la medida con que midiereis se os medirá a vosotros».

Don Manuel

* El autor clásico de quien se conservan mejores documentos es Virgilio. Y de Virgilio sólo conocemos tres códigos unciales. En cambio, del Evangelio tenemos doscientos diez. ¡Superioridad aplastante!

* De Aristóteles, que vivió trescientos años antes de Cristo, cuyo Tratado de Lógica sigue siendo la base de todo el razonamiento filosófico, el manuscrito más antiguo que conservamos de sus obras es de 1.400 años posterior a él. En cambio, de los Evangelios, existen manuscritos muy próximos a su redacción.

* El Evangelio de San Juan se escribió en el año 95. Pues bien, el papiro Reyland que se conserva en Manchester, es una copia del Evangelio de San Juan que, según los científicos, se escribió en el año 130, tan sólo treinta y cinco años después.

* “España, oficialmente católica, será también brazo del Universalismo y de la Catolicidad. España, atea o laica oficialmente, no será nada y se derrumbará” (García Villada).

* “España fue la continuadora de la obra evangelizadora que había nacido en Belén” (Patricio Lons).

* “Sed para mí santos, porque yo, el Señor, soy Santo, y os he separado de entre los pueblos para que seáis míos” (Levítico).