Oh Señor, Dios todopoderoso, el aniversario de la piadosa muerte de tu Siervo Francisco Franco Bahamonde, Jefe del Estado español , te pedimos con todo fervor que, así como él vivió para procurar todo bien a nuestra Patria y a la Santa Iglesia Católica de la que siempre se consideró su hijo fidelísimo, nosotros, siguiendo su ejemplo, cooperemos cuanto podamos para el progreso en todos los aspectos buenos de España y para la expansión del Reino de Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.