Padre Martínez Cano, m.C.R.

Bendita y amada Santa Madre de Dios* Santo Tomás de Aquino enseña que “La prudencia verdadera y perfecta aconseja, juzga y ordena rectamente con me miras al fin último de la vida”. Aprendamos de los santos.

* Los problemas que tienen los adolescentes para cumplir con su deber, son producto de que en los primeros años de su vida no se les enseñó, no se le exigió, hacer el bien y rechazar el mal.

* El hereje Marción, jefe de los agnósticos, preguntó a San Policarpo: “¿Me conoces? Sí, contestó el santo, sé que eres el primogénito del diablo” ¡Buen discípulo de Jesucristo! Lo quemaron vivo.

* Nadie tiene culpa del pecado de Adán y Eva, pero todos hemos heredado el pecado original. Ningún protestante tiene culpa del pecado de Lutero, pero todos han heredado la herejía de Lutero.

* Me ha dicho un buen hombre de Misa diaria que ha oído predicar que “El infierno no es una sala de torturas”. Claro que no. Es cuasi infinitamente peor que todo lo que pueda pensar el hombre.

* Dice Santo Tomás de Aquino que los demonios “Son poderosos y grandes, y por eso tienen un gran ejército contra el que tenemos que pelear” ¡Adelante! A combatir los nobles combates de la fe contra los demonios y los endemoniados.