El Consiliario

Corazón Inmaculado de María* Las Cruzadas históricas se iniciaron para recuperar el sepulcro del Señor en poder de los musulmanes. Hoy es necesaria una Cruzada Santa para recuperar la sociedad para Dios.

* El Cardenal Ratzinger dijo hace cincuenta años que: “El contenido y el significado de la fe cristiana está hoy envuelto en un nebuloso halo de incertidumbre como quizá nunca en la Historia”. Hoy, las nieblas se han convertido en tinieblas. En el humo de Satanás que ha penetrado en la Iglesia.

* Muchos intelectuales, sociólogos y personas cualificadas en ciencias dicen que estamos en tiempos en los que predomina el sentimiento, el buenísmo, que se reflexiona poco. Yo añadiría, un elemento: La imaginación sabemos que Santa Teresa de Jesús la definía como “La loca de la casa”. Se necesita haber perdido el juicio para asesinar hijos en las propias entrañas de sus madres.

* Donoso Cortés decía que: “La catástrofe que ha de venir será la catástrofe por excelencia de la Historia”. Son muchos los que afirman que ya estamos en el centro de esta catástrofe. El hombre, la sociedad, ha dado la espalda a Dios, se ha rebelado contra su santa Ley y el demonio esclaviza a las personas con los siete pecados capitales y el desprecio de los diez Mandamientos. Pero el Corazón de Jesús dijo: “Triunfaré a pesar de mis enemigos”. Y la Virgen Santísima: “Al final mi Corazón Inmaculado triunfará”.