Amarás a Dios con todo tu corazón y toda tu alma y amarás a tu prójimo como a ti mismo no hay otro mandamiento mayor que éstos.
Jesús de Nazaret