Papa Francisco

jesucristo dando la comuniónPodríamos resumir el Evangelio de hoy (Mt 1, 18-24) diciendo que José es el hombre que sabe acompañar en silencio y el hombre de los sueños. En las Sagradas Escrituras conocemos a José como un “hombre justo”, observante de la ley, trabajador, humilde, enamorado de María. En un primer momento, ante lo incomprensible, prefiere quedarse aparte, pero luego Dios le revela su misión. Y así José abraza su tarea, su papel, y acompaña el crecimiento del Hijo de Dios en silencio, sin juzgar, sin criticar, sin murmurar.

Cardenal Robert Sarah

Queridos hermanos sacerdotes, quiero dirigirme a ustedes específicamente. El santo Sacrificio de la Misa es el lugar donde encontrarán la luz para su ministerio. El mundo en el que vivimos nos reclama constantemente. Estamos constantemente en movimiento, sin tener cuidado de detenernos y tomarnos el tiempo para ir a un lugar desierto a descansar un poco, en soledad y silencio, en compañía del Señor. Existe el peligro de que nos consideremos como “trabajadores sociales”. Entonces, no traemos la Luz de Dios al mundo, sino nuestra propia luz, que no es lo que los hombres esperan de nosotros. Lo que el mundo espera del sacerdote es Dios y la luz de su Palabra proclamada sin ambigüedad ni falsificación.

Obispo Felipe Arizmendi Esquivel

Los obispos mexicanos, en nuestro Proyecto Global de Pastoral 2031+2033, afirmamos: La economía crece continuamente y muchas familias y comunidades en el mundo, han disfrutado y experimentado la llegada de importantes beneficios para ellas. Sabemos, por otro lado, que siendo la economía, uno de los pilares más visibles de este proceso globalizador, es también la que más hondos sufrimientos ha traído a muchas personas. Las cifras que arrojan cada día los mercados no son sólo números o gráficas; son muchas historias humanas de dolor y desesperación que se viven a diario en el mundo por falta de salud, educación, viviendas indignas y los más elementales derechos para una vida decorosa.

Obispo Francisco Pérez González

Los medios de comunicación lo presentan, muchas veces, como un modo de divertirse y como una forma de realizarse la persona. La Sagrada Escritura, que de sentido común y humanidad nos puede enseñar mucho, dice: “El que cava una fosa se cae en ella, y al que derriba la tapia le muerde una serpiente” (Eclesiastés, 10, 8). Todo lo que podamos evitar revertirá en bien, pero todo lo que permitamos de forma pendenciera revertirá en mal.

Obispo Juan Antonio Reig Pla

Por su índole natural la unión amorosa del varón y de la mujer en el matrimonio está orientada, con la bendición de Dios, a la procreación y educación de los hijos (Concilio Vaticano II, Gaudium et spes, 50). De esta manera de la comunión esponsal y de la procreación de los hijos se derivan una serie de consecuencias importantes para la familia y para la sociedad. La primera de ellas es que la familia, como comunidad amplia de personas, tiene su origen en el matrimonio entre un varón y una mujer, iguales en dignidad, y que por su diferencia sexual llegan a la complementariedad y por ella a la procreación y educación de los hijos.

Obispo Demetrio Fernández

La familia es el lugar más apreciado por todos. En ella nacemos, somos amados de manera gratuita, vamos creciendo, y siempre es el lugar al que acudir para cualquier eventualidad, sea para compartir la alegría de un éxito como para compartir los contratiempos y desgracias de la vida. La familia es el nido, es el hogar, es la pequeña comunidad donde el sujeto crece sano porque es amado sin medida.

San PÍO X

Pascendi Dominici Gregis  (79)

De esta distribución y ordenación -por edades- de los documentos, necesariamente se sigue que ya no pueden atribuirse los Libros Sagrados a los autores a quienes realmente se atribuyen. Por esa causa, los modernistas no vacilan a cada paso en asegurar que esos mismos libros, y en especial el Pentateuco y los tres primeros Evangelios, de una breve narración que en sus principios eran, fueron poco a poco creciendo con nuevas adiciones e interpolaciones, hechas a modo de interpretación, ya teológica, ya alegórica, o simplemente intercaladas tan sólo para unir entre sí las diversas partes.